15 de marzo de 2017

Entre Viena y Berlín

Desde hace algunos meses HarperCollins ha puesto en marcha un blog para sus autores y yo me estrené justo con esta entrada, pero como El último baile está ya desde hoy en las librerías (buena ocasión para estrenar los emojis de blogger, pero no he encontrado ninguno que haga justicia a mi emoción) y porque cualquier excusa es buena para regresar a Viena y Berlín, la dejo también por aquí, y aprovecho para recordaros que no será fácil, pero confio en que valdrá la pena. Siempre he pensado que los mejores viajes son los que hacen que sepamos más del lugar al que vamos, pero ante todo de nosotros mismos. Buen viaje.


El teatro de la Ópera de Viena.

 
Todos los años, desde 1878, los asientos del teatro se retiran para dejar espacio a la pista en la que se celebra el Baile de Debutantes. Todo debe estar a punto cuando el maestro de ceremonias pronuncie la famosa frase: Alles Walzer! Todos a bailar. 

La etíqueta es rigurosa: diadema, ramillete de flores, vestido largo y blanco para ellas, frac para ellos. Solo la Primera y la Segunda Guerra Mundial pudieron evitar que las jóvenes vienesas debutasen en sociedad en el Opernredoute (el Baile de la Ópera). La gala del 21 de enero de 1921 (la misma en la que Andreas le pide a Lili que le guarde el último baile) fue la primera que se celebró después de que Austria dejase de ser un imperio para convertirse en república.





Miramare. Trieste


Fue Maximiliano de Habsburgo, hermano de Francisco José (y por lo tanto, cuñado de la emperatriz Sissi) quien construyó el castillo para usarlo como residencia para él y su esposa Carlota de Bélgica. Fue una estancia corta, tres años después de instalarse, en 1863, Maximiliano aceptó la propuesta de convertirse en emperador de México y abandonó Miramare. 

Pese a sus buenas intenciones, la experiencia terminó de forma trágica. Maximiliano fue fusilado en 1867 por las tropas de Benito Juárez. Aún a pesar de lo fugaz de su uso, Miramare, a orillas del Adriático, conserva todo el encanto y la elegancia propios de la Belle Epoque.


  

Baden bei Wien

A finales del siglo XIX, la cultura de los balnearios (la salud por el agua, los SPA de ahora) se encontraba en todo su esplendor. La alta sociedad de la época, reyes y banqueros, políticos y militares, se daban cita en las ciudades balnearias de toda Europa. 

Tanto si se trataba de enfermedades reumatoides como de aquejados de tuberculosis o fiebres, los convalecientes daban fe de la eficacia de los tratamientos y muchos se establecían de modo permanente en hoteles y pensiones. La I Guerra Mundial marcó el inicio de la decadencia de aquella forma de vida, pero todavía hoy en día, pasear por Karlovy Vary, por Montecatini o Baden es regresar a esos años. Y el agua sigue conservando intactas sus propiedades medicinales.







Café Romanische. Berlín

 
  

A diferencia de las anteriores, no es posible mostrar una imagen actual del café Romanische ya que fue destruído durante la II Guerra Mundial. Su lugar lo ocupa ahora un moderno centro comercial.

Se encontraba en la Breitscheidplatz, en pleno corazón de Berlín, y era punto habitual de reunión de intelectuales, estudiantes y artistas. Bertold Brecht, Stefan Zweig, Billy Wilder o Erich Maria Remarque fueron algunos de los que lo frecuentaron.   

Por la misma zona también estaban los cabarets, como el Reigen o el ambiguo Eldorado. Más o menos lujosos, todos eran provocativos, burlescos y descarados. Por ese motivo muchos de ellos fueron clausurados.  

El Romanische desapareció, pero en Viena aún se conservan muchos de los cafés más emblemáticos: el Sacher, el Central, el Demel, el Havelka.. Todos invitan a las confidencias, las charlas en voz baja y a compartir una porción de tarta de chocolate con una buena amiga.







Bauhaus. Dessau


Otra de las localizaciones claves de la novela no existe ni existió nunca. Se trata del ITB, el proyecto de Andreas. Pero si hubiese existido se parecería al edificio de la escuela de arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius. 

La Bauhaus, como la Residencia de Estudiantes en España, sirvió de catalizador de talentos y motor de ideas que revoucionaron el diseño y la arquitectura. Su filosofía consistía en aunar belleza y racionalidad, de tal forma que el resultado fuese estético y prático, eficiente y rompedor. Casi cien años después los trabajos de los discípulos de la Bauhaus siguen conservando su impronta vanguardista.  





 
Prater
 
Hay más localicalizaciones, la avenida Unter den Linden, la casa de Prenzlauer Berg, el hotel Adlon.., pero quería dejar para el final el Prater de Viena y comentar que el proceso de búsqueda mientras escribía llegó a rozar lo doloroso. Muchas veces me encontraba con los edificios, las calles, antes y después de la guerra, y era duro y triste comprobar la destrucción, las secuelas del odio y la deshumanización. Pero lo positivo, lo alentador, era ver que esas mismas ruinas resurgieron, a veces transformadas en algo distinto, como el Romanische, o conservando íntegra su naturaleza, como la noria del Prater. Y de eso va también la historia de Lilian y Andreas. Porque las cosas que amamos, que nos importan, nunca desaparecen del todo, de un modo u otro siguen estando ahí y esperan a que regresemos a ellas. 

Cuando llegue su momento. Cuando estemos preparados. 




4 comentarios:

  1. ·Y de eso va también la historia de Lilian y Andreas. Porque las cosas que amamos, que nos importan, nunca desaparecen del todo, de un modo u otro siguen estando ahí y esperan a que regresemos a ellas.
    Cuando llegue su momento. Cuando estemos preparados. "
    Marisa, amor, qué hermosa historia y seguro que ocurrió de verdad, seguro, porque lo cuentas tan bien que no puedo dejar de creer que el fantasma de Andreas te lo susurro al oído para tener una casita de papel donde poder bailar con Lili para siempre :')
    un post maravilloso <3 <3 <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa idea, amore. Para mí, ya sabes, siempre siguen ahí, bailando *.* Gracias por haber hecho mi día un poco más feliz!! Te quiero mucho!!!!

      Eliminar
  2. Llegué a tu blog gracias a Sara Lectora y por aqui me quedo.
    Te invito al mio unteconceresblog.blogspot.com

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y bienvenida. Te sigo :)¡Un saludo!

      Eliminar