24 de mayo de 2015

L.A. Confidential

Hoy vuelvo con una entrada a la que tenía ganas desde hace tiempo, y que se encuadraría, junto a la de Clint Eastwood en Sin perdón, Harrison Ford en Blade Runner o James Stewart en Qué bello es vivir, en la categoría de hombres que me enamoran. Esta vez se trata de Russel Crowe, detective Bud White en L.A. Confidential.
Bud es el que está al fondo del todo
L.A Confidential se estrenó en el año 1992 y es una maravillosa adaptación de una novela también maravillosa de James Elroy. Se trata de una historia oscura, densa y compleja que retrata una época brillante por fuera y muy turbia por dentro, una historia de policías corruptos y de métodos expeditivos, y mujeres bellas solo al alcance de quien pueda pagar por ellas. Bud White no es más que un peón dentro del departamento de policía de Los Ángeles, un hombre cuya principal virtud es su falta de escrúpulos a la hora de usar la violencia. No destaca por su inteligencia ni por sus dotes de investigación. Tampoco es que sea estúpido, es solo que se le da bien usar los puños y, sin buscarlo ni pretenderlo, acaba convertido en un mamporrero al servicio de sus superiores. Sin embargo, Bud no es un hombre brutal ni despiadado, y solo hay algo que no puede tolerar: que maltraten a una mujer.

Para que veáis cómo se las gasta, Bud

Un día se cruza en su camino una belleza muy parecida a una estrella de cine (Kim Bassinger en el mejor papel de su carrera con muchísima diferencia) y la réplica que le da Bud en una de sus primeras conversaciones es de esas que no olvidas nunca.

—Eres el único que no me ha dicho que me parezco a Veronica Lake.
—Eres más guapa que Veronica Lake.

Y así, a pesar de tenerlo todo en contra, Bud acabará enredado con Lynn Bracken. ¿Qué ve ella en ese tipo rudo y no muy listo? ¿De verdad siente algo por él o forma parte de una maniobra para que Bud no haga preguntas incómodas? ¿Y qué opina de todo esto el teniente Exley? Exley es el aparente héroe de esta historia, el tipo incorruptible y comprometido (también ambicioso), dispuesto a trabajar duro con tal de honrar el nombre de su familia; y es que su padre es una auténtica leyenda viva dentro del cuerpo.

No quiero desvelar demasiado para quien no la haya visto o leído, y por otra parte sería difícil, porque es tal  la cantidad de subtramas, hilos y ramificaciones que se cruzan en L.A. Confidential que no basta con tirar del hilo para desmadejar tan complicado ovillo. Voy a centrarme solo en Bud, Lynn y Exley aunque todos los personajes que aparecen en L.A. Confidential tienen cuerpo detrás y un alma que salvar. El caso es que Exley también desea a Lynn. Después de todo es mucho mejor que Bud, más honorable, más brillante, su lucha es justa y su posición la correcta, ¿por que no podría tenerla él también? Al fin y al cabo Lynn no es más que una prostituta, de lujo, pero prostituta.

Así que Exley jugará sucio y caerá bajo. Será ruin y miserable por pura envidia, por celos del vulgar y estúpido agente White (que conste que eso es lo que piensa Exley, porque a mí Bud no me parece ni vulgar ni estúpido) y también caerá en una trampa. Una trampa pensada para hacer enfadar a Bud.


Mala cosa Bud enfadado
Y no lo pagará solo con Exley, también lo hará con Lynn. Es una escena terrible porque ya sabemos que si hay algo que Bud odia es que maltraten a una mujer. Su padre mató a golpes a su madre. No puede soportar a los hombres que pegan a las mujeres, y sin embargo... Bud caerá en su propio infierno. Nadie en L.A. Confidential está exento de culpa, es complicado mantenerse limpio en una ciudad con tantas tentaciones, pero lo importante es que al final la verdad, el amor y la justicia triunfan porque hay unos cuantos hombres que pese a sus debilidades aún creen en todas esas cosas o quizá solo porque son obstinados y tenaces y se merecen conseguir cuanto se propogan. 
 
No creo que a nadie se le ocurriese definir L.A. Confidential como una película romántica, (y menos la novela) y sin embargo la historia de amor entre Bud y Lynn me parece de las más intensas y memorables que he visto o leído, y como a Lynn también Bud me enamoró. Por su indignación sincera ante la violencia ejercida contra los más débiles, por su cruda necesidad de amor, porque también él se resiste a dejarse manipular y por la intensidad de su dolor.



Uno de esos personajes que te ganan para siempre, y hoy me he vuelto a acordar de él porque en esta reseña de Mentiras y sueños eMe ha mencionado que la historia le había hecho recordar L.A. Confidential, y a mí me ha hecho feliz porque sí, algo hay de L.A. Confidential en Mentiras, aunque por supuesto no tengan nada que ver.

Ya me gustaría que lo tuvieran.


6 comentarios:

  1. La vi hace poco. Intentando encontrar algo decente que ver en televisión la encontré y, por supuesto, la dejé terminar.
    Y sí, esa película es un poco como tu libro, pero solo por tema de ambientación. En común tenéis la mezcla entre romance y trama policial, también compartís escenarios y época, y esa elegancia en el estilo del cine americano de los años 50,pero nada más: es más evocador que otra cosa.
    Gracias por recordarnos la película, Marisa (pero más gracias por haber escrito Mentiras).
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, gracias a vosotras por leerla, como dice ese lema que a veces rueda por las redes es muy alentador encontrar más gente con el mismo, el lema dice desarreglo mental, pero dejémoslo en: con los mismos gustos! XD Muchas gracias, Cris!!!

      Eliminar
  2. Recuerdo que cuando la vi, Kevin Spacey solo era "ese tío raro de Seven" y fue mi primera vez con Russell Crowe, jejeje. Es una grandísima película y, aunque solo comparten la ambientación, Mentiras en una grandísima novela :)
    un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del personaje de Kevin no he hablado pero en cualquier otra película, él solo se habría comido la pantalla. Y Russel creo que también fue mi primera vez, al echar un ojo a filmaffinity he visto que comentaban que fue su primer papel importante, y ahí ya me conquistó, aunque también me pierde en Gladiator o en Master and Commander y tengo pendiente ver la última que ha rodado, la de El maestro del agua, que vi el trailer y me dio la impresión de que había vuelto... :P Ya os contaré. Otro abrazo para ti!!! :)))

      Eliminar
  3. Pues no tengo yo asíun recuerdo como chachi de esa peli! Lo cierto es que casi ni la recuerdo! Sé que la vi... pero nada! Pero como compartimos gustos cinematográficos la volveré a ver y a averiguar el porqué de este extraño suceso! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es un suceso casi paranormal... XD En realidad, ya sabes, Meg, depende de tantas cosas, seguramente también influyó lo mucho que me iba a gustar ya a partir de entonces Russel Crowe, (seguro no , segurísimo... XD ) Un besote!!!

      Eliminar