4 de marzo de 2015

Lo que no se cuenta



Te sientas a escribir. Tienes algo que contar, a veces muchas cosas que contar. Las formas de hacerlo son ilimitadas, pero lo más común es establecer un orden, seguir unos principios básicos. Incluso aunque no tengas un plan predeterminado, hay unos pasos que son intuitivos. Presentar a los personajes, crear un conflicto, desenvolver la trama, darle una resolución.

Hasta ahí todo bien, pero también existe en todas las historias un factor importante que es lo que no se cuenta. No se puede contar todo. Hay muchas cosas que no resultan interesantes de escribir y menos de leer. ¿Importa cómo vaya vestida la protagonista si resulta que acaba de descubrir que su marido lleva años siéndole infiel? Si nuestro hombre se dirige a hacer la compra, ¿necesitamos saber que salió del super con cuatro yogures, una barra de pan y un paquete de latas de bonito del norte? La verdad es que esto último ocurre bastante a menudo y no deja de sorprenderme. Una vez, en una novela (de muchísimo éxito, por cierto) me encontré con una detallada descripción de varios objetos salidos del catálogo de Ikea con sus nombres comerciales y sus instrucciones de montaje y todo.

Hablo más que nada como lectora (y que conste que cuando escribo, en el fondo, también soy lectora y así me planteo las historias), para mí el criterio es que lo que se cuente aporte algo a la narración, que sea pertinente, divertido o emocionante, que no sea prescindible. 

Resulta más o menos fácil. En cambio es más complicado decidir qué es lo que se va a quedar en blanco, la parte que pertenece a la imaginación de quien lee, la que le va a obligar a crear sus propias especulaciones, a deducir comportamientos y sobreentender explicaciones. Esa parte me gusta tanto como lo que sí se cuenta. Quizá por lo que deja de margen a la interpretación personal, porque te permite crear tu propia historia a partir de la original, hacerla tuya en parte, participar de ella.

En todas las novelas ocurre en mayor o menor medida, pero quería hablaros de un caso concreto que me dejó con los ojos y la boca abierta debido al uso de ese recurso. Me pasó con Juego de tronos de George R.R. Martin y, si no lo habéis leído y pensáis hacerlo, es mejor que saltéis directos al final, incluso si seguís la serie, porque habla de hechos por los que se ha pasado de puntillas en la versión televisiva.

Se trata de lo que ocurrió entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen. Lyanna era la hermana de Ned, (el papel interpretado por Sean Bean en la serie), y estaba prometida a Robert Baratheon, amigo de Ned y futuro rey de Westeros, solo que entonces Robert no iba a ser rey, el rey iba a ser Rhaegar.  Lyanna asiste a un torneo, el príncipe Rhaegar se queda prendado de su belleza y algún tiempo después la rapta. Este hecho desencadena una guerra que provocará la caída de la dinastía Targaryen y la muerte tanto de Rhaegar como de Lyanna, esta última no se sabe muy bien en qué circunstancias. Pero hay algo en lo que Martin hace especial  hincapié: las últimas palabras que Lyanna pronunció antes de morir.

—Prométemelo, Ned.

La historia es más larga y se va narrando a saltos. Pero en los recuerdos de Ned está siempre presente esa promesa arrancada con el postrer aliento. Es un recurso muy efectivo porque tú deseas saber con todas tus fuerzas qué fue lo que Ned le prometió a Lyanna. Tiene que ser algo importante. No solo se trata de la última voluntad de alguien muy querido, también se entrevé que por alguna razón esa promesa atormenta a Ned.
Ay, Ned..

Total, que Ned muere. Una crueldad doblemente cruel porque no solo perdemos a Ned, un hombre bueno y noble y un personaje fantástico, es que además nos quedamos ya para siempre sin saber qué demonios fue lo que Ned le prometió a Lyanna.

La novela me encantó. La forma de narrar de Martin me hacía tener ganas de ponerme en pie y aplaudir, pero lo que de veras no se me iba de la cabeza era lo que pudo suceder entre Rhaegar y Lyanna y por qué eso había comprometido a Ned. Y lo que me imaginé fue una historia de amor, un amor imposible y trágico con demasiadas consecuencias. Algunas fatales y otras que era necesario ocultar a toda costa. A todos. Incluso aunque el silencio hiriese de gravedad a aquellos que Ned más quería, como Catelyn, su esposa.

No voy a contar qué es lo que creo que Ned le prometió a Lyanna, aunque si queréis saberlo podéis encontrarlo en muchas de las teorías que circulan por la red acerca de la saga de Canción de hielo y fuego. Hasta donde yo sé (solo he leído las dos primeras entregas), Martin lleva cinco libros y aún no está nada claro si esa especulación es acertada o no. Pero de veras creo que es lo de menos. Con lo que me quedo es con lo emocionante que fue completar la historia y sentirme participe del secreto.

Y lo que yo quería, además de una excusa para escribir esta entrada, es preguntaros qué os parecen esos espacios en blanco. ¿Normalmente os fastidia que se pierda algún detalle importante o agradecéis que el autor/autora no sea demasiado exhaustivo? ¿Os sentís estafados con los finales abiertos? ¿Pensáis que Martin en realidad escribe esos libros tan largos solo para que no llegue el día en el que tenga que explicarnos cómo termina todo? 

Yo creo que es bastante posible y quizá no sea lo peor que pueda pasar. Así cada uno podrá sacar sus propias conclusiones... 



23 comentarios:

  1. Pues a mi me pasa un poco como a ti. Como lectora necesito que el escritor me deje un poco de margen para soñar la historia como yo quiero. Esas descripciones exhaustivas, esos detalles superfluos te distraen de la historia, además de que te da la sensación de que te cogen de la mano para llevarte por el camino correcto y eso en algunos casos está bien pero le hace perder espontaneidad a la historia.
    Como escritora... ¡Qué difícil es dar cuatro pinceladas para situar al lector y que no se pierda, pero dejar la puerta abierta para que sus pensamientos se impliquen en la narración!
    Personalmente creo que cuando se consigue el lector se involucra de distinta forma y se siente más cerca de las situaciones, de los personajes y de la historia.

    Me ha encantando tu entrada. Son reflexiones que no siempre las ves planteadas por escrito y es una pena.
    Gracias, Marisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me gusta que te guste! Es verdad que es muy difícil, porque si no se consigue ocurre justo lo contrario de lo que comentas, que nos distanciamos de la historia... Pero creo que merece la pena correr el riesgo confiar en la intuición. Y gracias a ti por pasar :)))

      Eliminar
  2. Hombre, menos mal que no fuí la única que terminó Juego de tronos y se quedó gritando "qué era!!! qué era lo que le prometió!!!!", jajaja. Frustrante, de verdad XD Sólo espero que este buen hombre algún día nos esplique ese momento, y que no haya muerto junto a Ned :(
    Me gusta que me hagan "de sufrí", que me hagan pensar, que me hagan esperar algo con emoción, pero confieso que odio esperar, jajaja. Y también prefiero los libros donde todo quede bien cerrado, da igual lo que tarde el autor en desenredar la trama, pero que no me deje con cara de acelga pensando si a mi libro le faltan páginas XD

    Un besote, preciosa!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XD Te juro que yo me quedé a cuadros, ya había visto la serie, así que sabía que Ned moriría, pero quedarme sin saber qué había pasado con la dichosa promesa... No me podía creer que se pudiera ser tan retorcido! XDD Y con los finales, aparte de que queden más o menos cerrados, está claro que si la sensación es de insatisfacción es que no ha sido bueno...
      Y mil besos para ti, Freyja!!!

      Eliminar
  3. Hola guapa! Muy buena entrada. Yo no puedo opinar del libro de Juego de tronos porque no la he leído (yo soy de las que sigo solo la serie). Pero como lectora a tu pregunta, no me gusta que se dejen cosas importantes pérdidas o por lo menos totalmente. ¿Los finales abiertos? No me gustan, así de simple. ¿La moda de describirlo todo? Como ropa, figuras y como tú dices todo lo que uno lleva en el carro.
    Pienso que con un par de veces que me describa la ropa de pasada para saber más o menos como le gusta vestir al personaje es suficiente. A mí también me gusta que mi imaginación ponga las cosas. Cuando leo hasta la marca del bolso con su respectiva descripción exhaustiva la verdad no me gusta nada, o cuando ponen el nombre de canciones con su letra, a no ser que venga a cuento tampoco me gusta, a cada cual su gusto :) Cada persona tenemos nuestros gustos y pienso que es mejor que ciertas cosas las pongamos el lector. Al final cuando las narraciones se hacen demasiado extensas con cosas irrelevantes acabo saltándomelas por encima, y reconozco que en el fondo es una pena.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Samantha! Es cierto que es cuestión de gustos, pero comparto la idea de que hay una tendencia o está de moda extenderse cada vez más en detalles que no aportan mucho. A lo mejor pasará o no, pero reconozco que cuando me lo encuentro también hago lo que tú: saltarme líneas. Un beso!!!

      Eliminar
  4. Bueno, bueno, bueno... Yo tengo fe en que ese secreto sea clave en el final de la historia, tengo mi propia teoría (Jon y Daenerys son medio primos y acaban juntos). Confío en que los hilos que hay sueltos (que no son pocos) se resuelvan en mayor o menos medida. Los detalles que cuenta el señor George "Mata Starks" R.R. Martin o bien sirven para definir personajes, para definir situaciones, o para liar más la cosa. Si luego no lo resuelve de una manera digna y deja demasiados interrogantes por que sí, contará con mi profundo odio eterno.
    Personalmente agradezco los espacios en blanco a menos que aporten algo. Me da igual la lista de la compra del protagonista, a menos que, por ejemplo, compre cinta americana y un personaje aparezca amordazado con cinta americana 15 capítulos después. Me gusta pensar que si el autor se toma la molestia de escribir algo que tenga una buena razón para ello y descubrirlo conforme pasa la novela. También me gustan las descripciones de situación pero con medida. Es difícil distinguir la linea entre una descripción útil que te ubica en el tiempo o lugar y unos párrafos aburridos que cuentan algo obvio .
    Volviendo a Juego de Tronos. Conforme van pasando los libros se lía más la cosa, no sigue acelerando el ritmo de los primeros libros por que tiene muchos personajes, localizaciones e historias simultaneas, aunque lo va manteniendo todo de forma magistral y sin casi terminar hilos argumentales.
    Ya solo le quedan 2 libros para dar explicaciones Tendremos que esperar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho eso que dices, Real. Los detalles que no parecen relevantes, pero terminan siéndolo, las pistas ocultas ;) Pero para que sea efectivo, no puede ser que quede oculto entre una montaña de información, si no cómo voy a cogerlo??? XD Y con Martin esperaremos, no deja de admirarme la capacidad de este hombre para las tramas, los personajes, la fabulación. Yo no tengo prisa así que esperaré también :D

      Eliminar
  5. Me gustan los libros con finales cerrados, y a aquellos que no son del todo abiertos, pero que te dejan con un dulzor en la boca imaginando cómo seguirá su vida después del epílogo (momento spam ;-) vamos que en Susurros queda claro, no?, ahí el lector puede imaginar que pasará) xD
    Elegir esos silencios que debes mostrar sin contar nada, son de lo más dificil de la narracción, porque si lo eliges mal no tendrás una buena obra. Si cuentas cosas que no son vitales para la trama, puedes dormir al lector, por eso aunque te lo puedas permitir en un primer borrador, ese tipo de detalles deben después quedar fuera.
    La importancia del contar y mostrar que te enseñan al principio de los cursos de escritura. Al menos en el de Planeta de Agostini, creo que fue de los primeros catálogos! xD
    Una gran entrada, y llevas mucha razón.
    Yo no he leído los libros de Juego de Tronos, mi Heavy sí, ahora se está leyendo impresos capitulos y cosas que se han dado a conocer en foros, de las charlas que ha dado George en algunos festivales de literatira y demás... con eso te lo digo todo.
    Pero me gusta conspirar, y sobra decir que no me ha contado nada de los libros porque le gusta jugar con lo de..."pues pasa una cosa que, me he quedado flipando con el final de este capítulo...pero claro no te voy a spoilear,...(mirada traviesa incluida)", para matarle!!!
    Así que tendré que esperar a la serie para ir enterándome! :-)))

    Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! Me gustan también los finales en los que aunque no se cuente ya sabes lo que va a pasar :)))) Y me gusta que te mantengas fuerte y te resistas a los spoilers por mucho que tu heavy sea tan malvado! XD Gracias por pasar, Rebeka, y por seguir escogiendo caminos ;)

      Eliminar
  6. No voy a hablar de la serie porque no he visto todas las temporadas, y me acuso de que tampoco he leído los libros, pero sí tengo algo que decir respecto a las descripciones y los puntos abiertos que encontramos en multitud de novelas e historias.

    Hay autores que disfrutan con las descripciones pormenorizadas del ambiente, la decoración, las ropas que llevan los personajes, etc. Hay muchos ejemplos de ese tipo, me viene a la memoria "El cuarteto de Alejandría", lo malo es que muchas veces los lectores nos perdemos (aburrimos) con dichas descripciones si no están hechas con sumo cuidado. En todo caso deben de aportar algo, insisto en que son muy útiles para recrear la atmósfera del momento, pero algo muy distinto es si te dedicas a transcribir el catálogo de cualquier centro comercial.

    En cuanto a los puntos oscuros que hay en toda historia creo que es inevitable, alentador y excitante (en el sentido más inglés de la palabra), pero también aquí el autor ha de tener sumo cuidado para que su obra no pierda el sentido y su mensaje (si lo hubiera) no llegue ni siquiera a su público más fiel.

    Las dos caracteríticas que mencionas son parte del arte de escribir, y como todo arte, sólo los maestros saben cómo utilizarlos sabiamente.

    Carletto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que quizá por las prisas, la vida más acelerada que llevamos, en general, tenemos todos poca paciencia para las descripciones morosas que eran tan frecuentes en la literatura de otras épocas, pero de verdad que no entiendo que eso se haya sustituido por las enumeraciones tipo lista de la compra... Supongo que cada tiempo tiene sus modas.
      En cuanto al resto de lo que comentas, Carletto, por eso es por lo que me gusta tanto escribir entradas de estas, porque es un placer leer comentarios tan atinados y exactos como el tuyo :)))

      Eliminar
  7. Preciosa entrada!!!
    En cuanto al debate de Canción de Hielo y Fuego, eso de Cate: "¿es tuyo?" y Ned:"es sangre de mi sangre y eso es todo lo que necesitas saber", ¿lo recuerdo del libro o de la serie? de todos modos es interesante después del 5º, a ver cómo empieza el 6º y si van por ahí los tiros. Yo shippeo a Tyrion con Dany, esa sería una historia perfecta y justa ;)

    Volviendo al tema de los espacios en blanco, a mí me pirran :D Metí uno de soslayo en Dem2.0 y me mola cuando hablo de ello con algún lector y me dicen quién cree que besó a Anam en la oscuridad, yo lo sé y la solución está velada en un diálogo, pero no suelo despejar dudas porque cada uno prefiere pensar que el beso robado es de uno u otro personaje ;)

    Es difícil no dar todo mascado, pero me encanta hacerlo y encontrarlo hecho, creo que es el germen de muchos fanfiction, cada uno lee una historia distinta y más si la historia es amable con las mentes creativas que necesitan rellenar los huecos para sentir la historia más "suya".

    Un superabrazo!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo dice en la serie y en el libro! :P Y yo también tengo candidato a ese beso en la oscuridad. Te sonsacaría, pero estoy de acuerdo con lo que dices. No estoy dispuesta a renunciar a mi apuesta, no, no no!!! XD Y me encanta también lo que dices de los fanfics. Es algo que también he podido comprobar varias veces, diez personas interpretan una misma historia de diez manera distintas, y resulta que es genial :)))) Un besazo, amore!!!!

      Eliminar
  8. Leyendo tu post me he acordado inmediatamente de Perdidos... No voy a hacer spoiler, pero quien la haya visto verá la similitud en estas cosas: se plantan las dudas, pero luego se tarda en darles respuestas... tanto que el seguidor de una serie o de un libro se ha hecho mil cábalas. Por eso, cuando llegó el final y se cerraron los paréntesis hubo quienes se sintieron estafados (no fue mi caso).
    ¿Merece la pena despejar todas las incógnitas en un libro? Supongo que eso depende de la clase de lector que seas. Si estás dispuesto o no a seguirle el juego al autor. Pero, si eres uno de esos a los que les gusta dejarlo todo cerrado, pues puedes encontrarte con el efecto rebote: lector que se siente engañado.
    En mi caso, suelo tener un criterio "open mind" y dejarme llevar por donde quiera el autor, siempre que me haga sentir. Lo imperdonable para mí es terminar la historia y sentir que todas las lagunas que se han quedado no sean capaces de llenarse con emociones. Porque, a veces, es de agradecer poder leer entre líneas, dejarse llevar por los sentimientos y quedarse con las dudas.
    Me ha encantado esta entrada.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues reconozco que mientras escribía tampoco podía evitar pensar en Perdidos... Y es que es un buen ejemplo de historia que planteaba incognitas y alentaba a resolverlas pero que luego muchos pensamos (sí, me incluyo.. XD) que no estuvo a la altura, y sin embargo sigo diciendo que es una gran serie, y personalmente no me hubiera importado un final completamente abierto como el de la tercera temporada, porque como muy bien dices, habían llenado ese espacio con muchas muchas emociones. Así que gracias a ti, Lidia, porque me encanta que lo hayas mencionado ^ ^

      Eliminar
  9. A mi me gusta dar extraordinaria importancia a los espacios en blanco. Tanto es así que incluso intento guiar la narración con ellos.

    En la vida se suceden todo tipo de situaciones. Algunas las entiendes cómo y por qué han sucedido pero otras no. Hay quien busca toda su vida la respuesta a una pregunta y jamás la encuentra, y también hay quien deja de buscarla y esta aparece casi de forma espontanea. A mí me gusta hacerlo, del mismo modo que también me gusta recompensar con detalles que pasen desapercibidos a simple vista que apunten cómo se podrían rellenar esos huecos, involucrar al lector.

    En cuanto a Canción de Hielo y Fuego, yo es que veo esa parte tan clara que sólo veo una explicación posible que encaje con todo (y creo que es la que todos tenéis en mente). No te preocupes, Marisa, estoy seguro de que el señor Martin tiene muy claro cómo debe ser el desarrollo y final de la historia desde hace ya unos cuantos años (yo creo que como mínimo 6-8). Es más, salió publicada hace poco una supuesta carta privada de Martin escrita en el año 93 en la que explicaba la tendencia de la serie que tenía prevista y quienes iban a morir. No se si será auténtica pero me pareció muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa comparación con la vida real, José, la falta de certezas le puede dar más verosimilitud a la historia, y además todas esas pequeñas pistas forman parte del juego, lo hacen más divertido tanto para el que escribe como para el que lee... Y confiaremos en Martin, sí, y le desearemos mucha y buena salud, porque no es por ser agorera, pero no quiero ni pensar en la continuación de la saga a manos de terceras personas, y ya sabemos que la pela es la pela...

      Eliminar
  10. Muy interesante el tema. Estoy de acuerdo contigo en varias cosas.
    Yo también leí el listado de IKEA de esa famosísima novela y no daba crédito. Aquello no me gustó nada como lectora porque era un rollo que no aportaba nada a la historia y me pareció que quedaba fatal, aparte que era como si los de la marca sueca hubiesen pagado por publicidad. No me gusta mucho eso de describir algo con todo detalle, si no es necesario, porque como lectora me aburre. Me gusta más que se vaya al grano. Y cuando escribo hago lo mismo.
    De Juego de Tronos no hablo porque no sigo ni libros ni serie, aunque algo he visto y me suenan los personajes, pero respecto al tema de los finales abiertos o lagunas no me gustan demasiado ni en los libros ni en las películas. Y eso de que cada lector o espectador saque una conclusión no me convence mucho. Que es un poco lo que pasó con el final de Perdidos, que esa sí la seguía y, como has comentado, a partir de la tercera temporada se fue estropeando.
    Quizás no haga falta explicarlo todo, pero que haya cabos sueltos no me agrada.

    ResponderEliminar
  11. Verdad que sí, Barbara??? Yo también pensé que aquello era publicidad nada subliminal! Y sobre los finales abiertos está visto que tienen que ser muy buenos para que nos gusten, pero creo que no es imposible, Si nos sorprenden, si nos dejan pensando... El caso es que ahora mismo no se me ocurre ninguno que me haya convencido... XD Le seguiré dando vueltas ;) Muchas gracias por pasar, Barbara! :)))

    ResponderEliminar
  12. Yo odio esos finales abiertos que cada uno interpreta como quiere porque yo me imagino mi final y luego va alguien y me lo rebate y me jo..!!! En cuanto a dispersarse en descripciones... ¿quién me dice que voy demasiado rápido y directa??? ja,ja,ja!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tú sabes!! El caso es poner faltas! XD Al final lo mejor es hacerlo al gusto de cada uno y así por lo menos hay alguien contento seguro :P Y mil gracias por pasar, Meg, que ya sé que andas más que liada <3 <3 <3 Nos tenemos que ver pronto y así hablamos de finales favoritos y por supuesto felices! :)))) Un beso grande!!!

      Eliminar