11 de octubre de 2014

Acordes de seda - Ana Iturgaiz

Segovia, 1570, la ciudad se prepara para los esponsales entre el rey Felipe II y Ana de Austria. Clara trata de escapar al férreo control de su tía bordando a escondidas para sus vecinas, cuando la casualidad y su oficio la llevan inesperadamente al mismísimo Alcázar de la mano de una de las damas de la futura reina. Allí soñará con la posibilidad de librarse de las garras de su tía y conocerá a un joven y arrogante cantor de palacio: Nicolás Probost...



Bonita, muy bonita novela histórica que he tenido ocasión de leer gracias a Syra del blog Romántica con Tilde y a su iniciativa Trotalibros. Es la segunda novela que leo de Ana Iturgaiz, la otra fue Bajo las estrellas, y con ella he vuelto a comprobar lo cuidado de su documentación, la facilidad con la que nos traslada a escenarios y calles de épocas pasadas, y lo rico y variado de los personajes que pueblan sus historias, gente corriente que no cuenta con la fortuna de tener la vida resuelta y se ve obligada a luchar muy duro para salir adelante. Tanto Clara como Nicolás han conocido una niñez difícil. Eso hace que tengan los pies en el suelo, pero también les impulsa a vivir el momento, sobre todo a Clara, que toma decisiones peligrosas para una mujer de su época, y aún a pesar de ser muy consciente de los riesgos, se deja llevar por el sentimiento y no por la razón. Nicolás, en cambio, es más calculador y no olvida su carrera ni su propósito de que todos reconozcan su brillantez, no solo como interprete, también como compositor.

Son dos personajes muy consistentes. Me ha gustado Clara, honesta, valiente y luchadora, y también Nicolás, ambicioso, arrogante, convencido de su maestría, necio a veces, y enamorado. Me ha gustado su historia de amor, sus fallos, sus virtudes, la determinación de Nicolás, y su deseo de hacerse perdonar sus errores. Y me ha gustado saber más de la la Segovia y el Madrid del siglo XVI. La vida en la corte será todo menos fácil, y la palabra de un poderoso supondrá para Nicolás y Clara la diferencia entre la fortuna y la ruina.

Ana nos cuenta su historia con esmero, con tiempo, con una prosa rica y llena de belleza, urdiendo tramas y entretejiendo destinos y casualidades. Quizá algunas de estas casualidades me han resultado un tanto improbables, pero después de todo el mundo es un pañuelo, como los que borda Clara para sus clientas, y en él podemos encontrar de todo: traiciones, celos, envidias, pero también amistad y generosidad desinteresadas. Es una novela para leer y disfrutar con calma, recreándose en su lenguaje y en la dificultad de ambos, Clara y Nicolás, por poner orden entre lo que les dicta su corazón y lo que les recomienda su cabeza. Cuando cierras sus páginas, la sensación que perdura es muy similar a la que debían inspirar los bordados de Clara: habilidad, delicadeza y amor por el trabajo bien hecho.

5 comentarios:

  1. La verdad es que todo son buenas críticas y aún así y aunque lo tengo no sé por qué nunca me pongo con él. Es de esos libros que tengo al que siempre le pongo una excusa. Ahora me has reactivado así que a ver si lo empiezo hoy mismo, para variar!
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos pasa a todas, también es un libro que me llamaba desde que se publicó, solo estaba esperando su momento ;) ¡Ya me cuentas!

      Eliminar
    2. Me parece q es hermosa y al tener una buena reseña como esta dan mas ganas de leerla😁

      Eliminar
    3. Lo es Kathy, ya me cuentas si te animas con ella :)

      Eliminar
  2. Marisa, gracias por prestarte a este experimento del Trotalibros. :-) Sabía que te gustaría el libro. ¡Nos vemos pronto!

    ResponderEliminar