18 de septiembre de 2014

Tú...

El verano casi en las últimas. Todos de vuelta al trabajo, a las clases, a las prisas. El blog también ha estado bajo mínimos y para sacudirle un poco el polvo me apetecía hablaros de lo que he estado haciendo estos últimos meses.

Se trata de una historia (para variar), que apareció de improviso y sin buscar. Fue una asociación aislada, pero muy nítida. Yo no estaba por la labor de hacerle caso, porque estaba embarcada en otra, otra que sigue esperando, pero que sé que algún día contaré. Lo que ocurrió fue que cometí el error de contarla en voz alta, ¿verdad, Mara? :) Y ese fue el empujón definitivo. Ya no tuve más remedio que dejar lo que estaba haciendo y ponerme a escribir mi primera novela actual y que transcurre en Madrid.



Me apetecía mucho intentar algo fuera de la histórica. Ha sido bueno buscar escenarios más cercanos y probar a olvidar los tratamientos, —aunque en cierto modo, también aquí los hay, me gusta demasiado marcar distancias—. En teoría parecía fácil, pero de fácil nada. Creo que me encuentro más cómoda y que las palabras y las tramas me vienen con más facilidad cuando pienso como si viviese en otro siglo. Pero como uno de los requisitos básicos a la hora de escribir es la persistencia (y de eso me sobra), persistí, y al final Jorge e Irene, así se llaman, tuvieron su historia.

He pasado muchas tardes y noches de este verano con ellos, acompañándolos, haciéndose entender, viendo cómo se resistían a mis planes e imponían sus propias reglas. Llevándome sorpresas, como cuando me dio por buscar imágenes que reflejasen lo que solo eran ideas y tropecé con esta. Fue un flechazo. La encontré perfecta. Tan perfecta que luego averigüé que la sinopsis de la película a la que pertenecía tenía tantos puntos en común con la mía, que durante algunos días estuve en duda sobre si tirarme al tren o mejor al maquinista, como me recomendó hace poco otra amiga. Gracias, Cris. Todavía sigo buscando al maquinista.


Fue una de esas casualidades que te dejan tocada. Ni siquiera he visto la peli en cuestión, y estoy segura de que el desarrollo no tendrá nada que ver. Sin embargo, cuando lo descubrí me impactó, aunque ni siquiera podría decir que en mal sentido. En cierto modo me pareció una señal. Cuando escribes todo se convierte en señales, mensajes ocultos que solo tú ves, y que a los demás les hacen asentir silenciosamente cuando se los explicas, mientras piensan en cómo te llegó a pasar esto a ti que parecías una persona casi casi normal...

Así que ha sido un verano lleno de dudas, de momentos en los que crees ver la luz y otros en los que te hundes en las tinieblas. Pero creo que eso no le viene del todo mal a Jorge e Irene porque se trata de una historia de contrastes. Ayer justo llegué hasta el fin y ahora todo parece más claro. Aún queda mucho por hacer, por supuesto, pero los momentos, las escenas, ya están contadas. No es una novela larga, aunque espero que tenga las palabras precisas. Es distinta, lo digo de todas, pero es que todas lo son. Al menos para mí, distintas, únicas, especiales. Ahora la dejaré reposar para coger un poco de distancia antes de releer y reescribir y matizar. Sé que hay mucha gente que odia corregir, pero no es mi caso, yo es casi cuando mejor me lo paso. Al menos las primeras correcciones, cuando voy  por la décima relectura sí que comienza a hacérseme un tanto desesperante y, sin embargo, si hay que ir a por la undécima, voy.

El caso es que estoy segura de que todavía pasará mucho tiempo antes de que pueda contar más cosas de ella. Por eso quería dejar nota entre mis otras palabras de que Tú... que es como la llamo en mis carpetas, porque  siempre abrevio los títulos, ya es una realidad y no un montón de retazos deshilachados en mi cabeza. Ahora me esperan otras cosas, a las que también tengo muchas ganas, pero ya para siempre Tú en la sombra será mi amor de este verano que no ha sido demasiado cálido. Un amor escrito con las ventanas abiertas y de fondo la voz suave, intima y elegante de Leonor Watling, mientras Irene y Jorge se daban el uno al otro la razón. 



13 comentarios:

  1. Ay, Marisa. Lo importante es que está finalizada y que pronto (o tarde) tendremos un nuevo trocito tuyo que tendrás que compartir.
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  2. Estaré encantada de leerte, sea en el contexto de novela romántica que sea. Histórica, actual, incluso si te lanzas a la paranormal o erótica. Porque lo que haces indudablemente bien, es contar las historias de amor sean de la época que sean. Así que... ¡¡ENHORABUENA POR ESTA NUEVA AVENTURA!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡FELICIDADES! Una más, yeeeepaaaa :D y ahora a pulirla mientras sigues sacando historias de esa cabecita prodigiosa tuya, que tanto nos hace disfrutar.
    Estoy deseando conocer a Jorge e Irene (para mí son Denis Quaid y Cher, por la magia de la imaginación telefónica cuando me los describiste, jejeje, ya veremos cómo los veo cuando los lea, mucho más complejos y completos).
    ME ALEGRO INFINITO, MI CHICA.
    Un superabrazoooo!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amores!!! <3 <3 <3 Sin vosotras no sería lo mismo *,* Mara, recuerdo que me gustó esa peli, a ver si consigo encontrarla otra vez :D Miles, miles de besos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades. Construir una historia tiene siempre esos puntos de duda que te hacen volver constantemente a ella. Acabarla como quieres, directamente es mágico.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Mayte, siempre hay algo mágico en llegar a ese punto final cuando ni siquiera estabas muy segura de conocer el camino... Un beso y mil gracias por pasar :)))

      Eliminar
  6. Madre mía!!! Y yo sin enterarme de nada! La necesito leer! Y actual viniendo de ti??? Arrasará seguro! Muchos besitos y enhorabuena por esa sensación de poner fin aunque aún quede mucho trabajo por delante!

    ResponderEliminar
  7. Gracias, gracias, gracias <3 <3 <3 <3 Es bonito ver que no desvario yo sola... XD Muchísimos besos!!!!

    ResponderEliminar
  8. Felicitaciones!!! Un nuevo libro de mi escritora favorita, muero por leerlo. Pasado,presente o futuro es igual, lo mágico tuyo es el don de poder crear personajes inolvidables y transmitir sus sentimientos, dudas y emociones de forma magistral. No veo la hora de poder leerlo, un beso grande. Gigi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Gigi <3 <3 <3 <3 Si llego a saber que te iba a hacer asomar por aquí termino la novela mucho antes!!! XD Se te echa mucho de menos!!! Culpa mía también *.* Ahora mismito te escribo!

      Eliminar
  9. Algo debía de estar pasando cuando el blog no tenía movimiento desde principios de Agosto.
    Qué sería la vida sin proyectos, ilusión, iniciativas y...sin amigos. Es un placer ver cómo esos proyectos van tomando forma y se acercan a una realidad palpable, y también cómo un sinfín de amigos te apoya de manera tan clara y decidida.

    Desde mi humilde rincón déjame unirme a ellos enviándote mucho ánimo y suerte.
    Carletto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es un auténtico placer es verte por aquí y leerte, Carletto. Muchísimas gracias por tu generosidad y tus palabras y un enorme abrazo <3

      Eliminar