11 de marzo de 2014

Música para el juego.

Imagen tomada de Tejiendo críticas en la sombra


Ya he comentado otras veces cuánto me gusta recurrir a la música a la hora de escribir. Es tanto cuestión de inspiración como de ritmo, de motivación, de búsqueda de emociones. Siempre, pero con razón de más para El juego de la inocencia, que es más sensitiva y además transcurre en una época en la que la música ocupaba un lugar destacado como forma de entretenimiento. Por eso, a lo largo de la novela, son muchas las veces en las que Louis y Hélene se encuentran escuchando a un cuarteto de cuerda, o interpretando algún instrumento o asistiendo a una velada musical. Si la habéis leído probablemente las reconoceréis y si no, ¿os apetece asomaros a alguna de estas escenas?


Cap. VII - Recepción en casa de Madame de Varennes.


Hélene apartó su mirada de los músicos que ahora interpretaban una pieza ligera y rápida y se encontró con la de Louis. Él le sonrió. Hélene se puso del color de la grana y volvió a mirar a los violinistas.

La sonrisa de Louis se tornó abiertamente cínica. Por supuesto Hélene estaba loca por él. No es que eso le admirase, ¿podía haber sido de otra manera? Quizá, incluso él mismo, había pensado que una joven tan falta de interés como Hélene no se atrevería a fijar sus ojos en alguien como Louis, los mantenía tan constantemente bajados… Pero después de todo no era ciega.

Y así, en un rápido cambio de opinión, fue como se decidió. Por vanidoso orgullo tanto como por capricho y rencor hacía su tío. Seguramente también porque llevaba demasiados días aburrido en Tours, tantos, como para que la conquista de la asustadiza e impresionable Hélene se convirtiese en un incentivo.

Y puesto que ya se había decidido, ¿para qué perder más el tiempo? Louis cruzó el salón y se colocó justo a espaldas de Hélene.

—¿Os gusta? —dijo inclinándose sobre ella y murmurando con suavidad las palabras en su oído...








Cap. XVI - Noche en la ópera. 

Unos espíritus volvieron a raptar a Almirena y la oscuridad se hizo en el teatro sembrando la tristeza y la desolación general, aunque no para Louis y Hélene. Tan pronto como las luces se apagaron, se encontraron sus labios. Fue un beso suave, ardiente y delicado, dulce como sus mutuas caricias, igual de húmedo y entregado, tanto por ella como por él. Hubiérase dicho que era un tierno beso de amor, y selló, sin necesidad de palabras, su reconciliación.


Cap. XVIII. Fiesta campestre


Aquella tarde era la presidenta de Tours quien celebraba una recepción al aire libre. En teoría se trataba de festejar la fiesta de la cosecha o algo parecido, así que todo era muy bucólico. Las damas iban de blanco o colores muy claros. Las más jóvenes vestían refinadas versiones en carísima muselina de los vestidos que usaban las campesinas. Un cuarteto de cuerda amenizaba la tarde con piezas de Mozart, Vivaldi o Haydn a las que acompañaba el trinar de los pájaros. La brisa mecía las hojas de los árboles y aligeraba el calor y no era extraño ver grupos de gente conversando sentados sin más sobre la hierba. Las damas con los vuelos de sus faldas extendidos en torno a ellas, semejando una gran flor, los caballeros acomodados a su lado, tumbados sobre un costado. Todos conversaban y reían. Una tarde deliciosa bajo cualquier punto de vista.



Cap. XXI. Baile en la residencia de los condes de la Touraine. 

Beissiers se ofrecía amable, pero Hélene no le prestaba atención. Louis y Claudette encabezaban la ronda y ella era la viva imagen de la dicha y Louis parecía también muy contento y tomaba de la mano a Claudette para iniciar el paso. El corazón de Hélene, pese a estar acostumbrado a sufrir, volvió a romperse de rabia y de celos y la hizo tomar una decisión no meditada.

—Señor —dijo Hélene—, he cambiado de opinión. Quiero bailar.


Y todavía hubo muchas más que hicieron las veces de banda sonora, pero me temo que si sigo acabaré contándolo todo y tampoco es eso. Sin embargo aún hay otra que no podía faltar. 
Allons enfans de la patrie...



4 comentarios:

  1. Madre mía, Marisa, me ha encantado !! Ha sido empezar a escuchar los primeros acordes y rememorar esas escenas del libro....Muchas gracias !!

    ResponderEliminar
  2. Que amor eres, Vanedis! ♡ ♡ ♡ Todas las gracias para ti!!!

    ResponderEliminar
  3. Esplendida elección de temas (el primero tiene una caña para su época... jajaaaja), aunque he evitado leer los fragmentos de libro para llegar virgen cuando lea el libro!

    ResponderEliminar
  4. Pues si eres antispoilers total me temo que hasta solo la música contenía alguna pista XD Nada grave de todos modos ;) Un beso y muchas gracias como siempre por pasar ♡

    ResponderEliminar