20 de marzo de 2014

La originalidad o el que esté libre de pecado...

Es uno de esos temas que periódicamente crean polémica. Si el argumento de tal o cual novela es más o menos parecido al de alguna otra, si el libro décimo primero de esta y aquella saga ha perdido la chispa y la originalidad de los primeros volúmenes, si el último best seller del autor de moda es una repetición de los personajes que inspiraron sus anteriores best sellers... Todo esto (y mi mala costumbre de meterme en dónde no me llaman) me hace preguntarme si realmente es posible la originalidad y hasta qué punto es valorada.



La verdad es que después de miles de años de tradición oral y escrita pienso que es prácticamente imposible encontrar una idea completamente original y supongo que tampoco es necesario. ¿Cuántas veces nos han contado la historia de Cenicienta y todavía sigue gustándonos? Los clásicos son una fuente inagotable de inspiración, pero ¿por qué ha de ser peor utilizar referencias más actuales? Que se lo digan a E.L. James y a su fan fic de Crepúsculo...



Y siendo claros, en un mundo donde, cuando algo tiene éxito, al instante se exigen nuevas y más versiones de más de lo mismo, ¿pensáis que la originalidad es de veras un valor demandado? Yo tengo mis dudas y como me gusta preguntar pero también me gusta dar mi opinión diré que valoro la originalidad, pero no tanto como un argumento innovador sino en otros factores como en la frescura de la presentación o lo acertado de la reinterpretación, en ese conjunto de cosas que hacen que una historia que en un principio podía parecer sabida acabe ofreciéndote algo nuevo e inesperado.




Y por eso me gustaría preguntaros a vosotros, ¿no os parece muy injusto desacreditar un trabajo solo porque utilice un tema o un argumento similar a otros? ¿Soléis ir a lo seguro sabiendo más o menos lo que os vais a encontrar o preferís que os sorprendan? ¿Encontráis que estamos en un periodo de crisis, no solo económica, sino general, y por eso hay tantos remakes y tan pocas ideas realmente nuevas? ¿Pensais que me extiendo demasiado y que hago demasiadas preguntas? 

Por si acaso termino ya y os dejo con otra imagen. Por supuesto no es mía, también la he copiado...





18 comentarios:

  1. No soy nada original, voy a empezar con un dicho: un libro tiene tantas versiones como lectores. Empezando porque cada lector lee una historia distinta según su perspectiva y cada autor escribe desde la suya, aunque sea lo mismo, siempre se es original :) menos la gente que plagia, pero eso ya es otra historia ;)
    Un superabrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta, lo importante es la perspectiva, es algo que estoy apreciando mucho últimamente, el modo tan distinto en que varias personas ven la misma cosas. Y menos mal, verdad? Si no habríamos acabado enseguida de contar... Otro abrazo enorme para ti! :D <3 <3 <3

      Eliminar
  2. Interesante... Voy a hablar de las novelas románticas y eróticas que son las que leo, más que leo devoro. Hoy en día está todo inventado, hay argumentos de todas clases, épocas y estilos. Escritos en primera persona o en tercera, en tiempo presente o pasado, contado desde el punto de vista del protagonista, de uno de ellos o de los dos... Y siempre tienen el mismo fin, triunfa el amor por sobre todas las cosas. La fórmula de A+B=C ¿Y qué? ¡Si es que funciona!
    ¿He dejado de leer novela romántica por eso? No, al contrario sigo leyendo y descubriendo que aunque haya historias recurrentes cada autor imprime en sus novelas su huella personal, y el lector las disfrusta dependiendo de su momento personal, entre otras cosas... Yo no miro tanto la originalidad del argumento sino el feeling con los personajes y la capacidad del autor de hacerme sentir la historia. Original no es sinónimo de calidad, ni misma temática de plagio (que hay gente para todo). Le doy toda la razón a Mara Oliver.
    No me enrollo más que si no no terminaría nunca jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mí puedes enrrollarte todo lo que quieras, Tessa ^ ^ Y muy cierto todo, gustos personales aparte es verdad que la originalidad por sí sola no aporta gran cosa, puede ser muy innovador pero si no te llega... por eso seguramente lo clásico nunca pasa de moda. Un beso!!!

      Eliminar
  3. Llevo días dándole vueltas a ese tema pues tuve la oportunidad de leer el primer capítulo original del Fan Fic que después se convirtió en Cincuenta Sombras...sí el famoso "Master of the Universe" de EL James donde Christian era Edward,Ana era Bella, Mía Alice y Elliot Emmet... en medio de mi investigación también encontré una trilogía denominada "Draco Siniestro" de Cassandra Clare, un fan fic de Harry Potter de los cuales ella, se dice porque no encontré tantas similitudes, sacó los personajes que dieron origen a la saga Cazadores de Sombras (no hay varitas sino "estelas" y Voldemort se convierte en Valentine) ...leí opiniones que hacían pedazos ambas obras por ser "refritos" de otros libros famosos (todas siempre malsanas e insultantes) y quedé aún más confundida ... ¿Debo odiar ahora Cazadores de Sombras porque se inició como un Fan Fic de Harry Potter? ¿Debo sentirme más tranquila ahora que entiendo que me gustó la primera mitad de Cincuenta Sombras porque me recordaba a Crepúsculo? ¿Debo envidiar a estas mujeres porque se hicieron millonarias con una idea no tan original?

    Antes que la cabeza me explotara decidí que me mantendría al pragmatismo con el que vivo: Si me gustó el libro ¿qué más da?

    La mayoría de los libros de JL Armentrout están construidos sobre el mismo estereotipo: un tipo bellísimo que, invariablemente, siente la necesidad de quitarse la camisa a cada rato, con un humor sarcástico y una chica que le planta cara, además de millones de referencias a la cultura popular, pero igual me gustan, me divierten un montón, suelto carcajadas y eso es suficiente. Esa mujer publica más de cinco libros al año y yo los compro todos.

    "Rule" de Jay Crownover (uno de mis libros de romance favoritos) trata sobre un chico malo tatuado que comienza una relación con una chica buena enamorada de él desde que eran adolescentes ¿algo más estereotipado? No lo creo...sin embargo, es el talento de la escritora, la forma en que narra, los diálogos, el ritmo, lo que a la final -independientemente del tema - te hace pasar las páginas y convertir a esos personajes y esa historia en algo diferente.

    A fin de cuentas no estoy segura si los "referentes" en la literatura son una muleta que usamos los autores o más bien son empleados por el lector para encontrar un área familiar mientras lee. Mucho se dice que "Divergente" es el nuevo "Juegos del Hambre" (para mi lo único que tienen en común es que son distopías con una protagonista femenina) que "Trono de Cristal" es la versión juvenil de "Juegos de Trono" (nada que ver) y poniéndole la tapa al frasco, alguien me dijo en estos días que Vadim de "Cuatro días en Londres" le recordaba a Christian de "Cincuenta sombras más oscuras".

    La cosa es que el mercado literario se mueve, como todo negocio, según los gustos del consumidor...Cuando todo era Harry Potter la literatura de fantasía para niños tuvo un pico y salió, entre otros, Percy Jackson. Luego vino Crepúsculo y tuvimos cantidad de libros de vampiros (La Casa de la Noche, y todos los de Claudia Grey). Con Cincuenta Sombras se hicieron populares Gideon Cross y el tipo inglés de la agencia de seguridad, pero a la final, si el libro está bien escrito y con esto me refiero a que TE GUSTE A TI LECTOR, da lo mismo que se parezca a una cosa u otra porque serás tú quien lo convertirá en algo vivo e independiente.

    Hay millones de ideas allá afuera: parecidas, diferentes, únicas e incluso aburridas, pero la idea no es lo que hace un libro (si fuera por eso tendría chorrocientos publicados) es el desarrollo. Allí es donde los autores triunfan o se derrumban. No es facil mantener una historia interesante durante 55 mil palabras, sin importar que la idea sea un "éxito seguro y probado".

    Creo que esta vez me pasé, el comentario parece más largo que el post original...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparte de que es interesantísimo todo lo que cuentas y de que no solo puedes explayarte todo lo que quieras, sino que me encanta, como resumen me quedo con lo que dices de que no vale con tener una buena idea, que lo importante es cómo lo desarrolles. Recuerdo hablando con un amiga y escritora también, intercambiabamos sinopsis sobre nuestras respectivas historias. Las sinopsis eran prácticamente idénticas, las historias se parecían como un huevo a una castaña. No sé si tiene mucho que ver, pero no he podido evitar recordarlo. Hay tantos puntos de partida e incluso desarrollos comunes y luego un matiz lo cambia todo.

      Y luego está lo de las comparaciones, Vadim y Cristian? En 50 sombras más oscuras? O.o No me lo explico, pero me quedo con Vadim...

      Eliminar
  4. Yo definiría originalidad de esta forma:

    Originalidad, dícese de la herramienta que utilizan los detractores de un autor contra una obra para desmerecer injustamente el trabajo de alguien a quien tienen insana envidia.

    Es totalmente imposible ser del todo original. Lo que de verdad importa es que seas capaz de transmitir tu visión de la historia a aquellos interesados en ella. Si realmente consigues transmitir lo que querías, entonces has triunfado.

    Y respondiendo a algunas de las preguntas que hacías, yo si que valoro mucho que me sorprendan con la historia, al margen de la originalidad. Y no, no creo que estemos en un momento de crisis de ideas. Creo que hay grandes ideas, lo que pasa es que los que tienen herramientas para desarrollar esas ideas no las tienen y los que las tienen o no tienen los medios para hacerse oír, o se hacen oír pero no llega a todos. Y sé que me repito diciendo esto, pero para mí, actualmente en las historias de los videojuegos encuentro esa originalidad que reclamaba en el cine actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguramente algo de eso hay, cuando en casos como por ejemplo la que citaba Erica, Cassandra Clare, se ataca una saga de gran éxito en base a un par de ideas que la misma autora reconoce que la sirvieron de inspiración pero en las que apenas se puede reconocer la obra original.

      Y en cuanto al estacamiento yo sí pienso que hay un cierto parón, sobre todo en el cine, como bien dices, pero también es verdad que quizá solo sea que las nuevas ideas se están vertiendo en otros ambitos como los videojuegos, me pilla ya atrasada y sin tiempo, pero es verdad que encuentro anuncios de videojuegos con una capacidad de fascinación que no hallás en otra parte...

      Eliminar
  5. Es imposible ser totalmente original!!!! Por Dios, hasta después de terminar con alguna historia mía, he leído otra y me encontrado con que la trama era la misma y me preguntaba, ¡¡¡¡¿¿¿Pero, si yo ni siquiera sabía que esta historia existía????!!!!!! Y he de decir que yo he inspirado, y tú lo sabes bien, historias mías en otras historias que había leído y me habían apasionado. Pero yo les doy mi enfoque y mi perspectiva y eso las convierte en historias diferentes y, creo yo, originales. Es otra historia diferente.
    Y por otro lado está lo que se ha dicho en los comentarios. Lo importante al lector enganchado durante 300 páginas pero desgraciadamete la gente opina a lo tonto y sin saber. El otro día cotilleando por amazon los comentarios me encontré con una crítica de una persona hacia Crepúsculo que era para ir a mear y no echar ni gota. El tío en cuestión no solo reconocía no haber leído el libro ni saber de qué iba, sino que tampoco había visto la película pero se permitía el lujo de poner una estrella con una calificación de menos 5 diciendo que era una bazofia de libro y, además, pone a caldo a todas sus lectoras insultándolas y relegándolas al estátus de anormales. Vamos, ¡que todo el mundo se permite el lujo de opinar! Creo que me he desviado del tema pero yo tenía una idea en mente y me parecía que todo esto venía a cuento. Ah!!! SÍ!!! Que todos opinamos sobre la originalidad y sobre las cosas sin saber!!!!! Lo dicho, que no sé a dónde quería llegar con todo esto... pero ahí queda!
    Un besote y menudo temazo, Marisa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y escenas igualitas, a mí me ha pasado también encontrarme con escenas idénticas a las que yo había imaginado, sin que ninguna de las dos supiese nada de la otra, pero claro, las situaciones son limitadas y muchas recurrentes... pero lo que dices, cada una tiene su toque. Y sobre crítcar sin haber leído siquiera pues para qué hablar. También pienso que lo de la falta de originalidad es muy socorrido, a ver cómo lo discutes... sirve para todo ;) Aparte que una cosa es criticar y otra descalificar, pero eso da para otro tema ;) Un beso!!!

      Eliminar
  6. Hacer esto largo teniendo en cuenta las opiniones anteriormente expuestas sería decir más de lo mismo. ¿Ideas originales? No estamos muy seguras. Seguro que las hay. Y no solo hablamos de la romántica, sino en todo en general; por esa misma razón avanza la humanidad. De todas formas, la originalidad (bajo nuestro parecer) está sobrevalorada. En cuanto a lo que hemos comentado antes, muchas creaciones o ideas "originales" se han basado o han partido de otras ya existentes. ¿Las convierte eso en meras copias? Pues nanai.
    Como lector@s tod@s nos hemos topado con una historia muy parecida a otra que todavía guardamos al fondo de nuestra biblioteca particular. ¿La desmerece por eso? Todo lo contrario. Si ambas han desarrollado una personalidad propia partiendo de un nexo en común, ¿no es una maravilla? Lo único importante es que trama, diálogos, personajes y situaciones vibrantes tengan el carácter del/a autor/a y nos hagan soñar con eso mismo. Todo lo extrañamente calcado, ya es plagio, y esto ya es otra historia.
    Además, nos hemos planteado esto: ¿queremos algo original? (al menos en romántica histórica). Mucho nos tememos que la respuesta sea... poquísimas veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto todo y además el tema es precisamente ese, muchas veces se busca la originalidad por el camino de lo distinto, de salirse de las normas que todos aceptamos y damos por buenas, y cuando algo se escapa de ahí nos choca y no siempre nos gusta. Por poner un ejemplo, cuando yo me encuentro en romántica histórica o en histórica en general, dos caballeros de clase alta hablando como macarras de barrio pues que queréis que os diga, ¿realista? puede que sí, ¿original? pues también, ¿me gusta? pues no, me horroriza... XD Un beso y muchas gracias por pasar!

      Eliminar
  7. Si hablamos de libros, estoy en un punto en mi vida en que lo que realmente le pido a una lectura es que me emocione, mucho más que que sea original porque, como dices, creo que prácticamente todo está ya inventado.
    Es como una buena receta: el mismo plato, hay mil maneras diferentes de prepararlo y de eso se trata, de darle al mismo tu propio toque personal y que agrade.
    Bonita entrada....besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto, Vanedis. La originalidad es un buen factor,sobre todo a la hora de crear interés, pero al final lo que cuenta es la solidez, la verdad, la emoción de la historia. Eso que dices de cocinar me ha recordado a estos platos tan bonitos, tan originales, tan bien presentados que a veces te ponen en los restaurantes y a mí me encantan, siempre que al final no te quedes con hambre... :P Un beso y gracias por pasar :)))

      Eliminar
  8. Este es un tema apasionante que daría para llenar miles de líneas y para debatir miles de horas. Sin embargo, mi comentario será breve, aunque no desdeño la idea de desarrolarlo un poco más mi blog personal. Aún a riesgo de no ser original, y siempre que cuente con el permiso de la autora de este diario.

    Lamento disentir completamente con Gaudí, es más, creo que la aproximación correcta sería más bien la contraria, es decir "Cuánto más alejado del origen, más original se es". Entrecomillo la frase porque, aunque se me acaba de ocurrir según voy escribiendo, seguro que ya está acuñada por ahí.

    En mi modesta opinión, sólo cuando algo o alguien se convierte en el "origen" de una nueva corriente (de cualquier tipo), es cuando ha llegado a ser original.

    De momento lo dejo aquí, espero atreverme a desarrollarlo, como he dicho, en mi blog.

    Ciao.

    P.S: Muy buenas las ideas que se vierten en los comentarios. Cualquier pensamiento, aunque no coincida con el tuyo es enriquecedor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo no necesitas mi permiso, Carletto sino que esperaré con interés esa próxima entrada! Confieso que me llamó la atención la frase de Gaudí, y me parece muy interesante tal y cómo lo planteas. Y si perdura, si tiene éxito, será porque seguramente valía la pena, ¿si no sería tal vez solamente extravagancia?

      Muchas gracias por pasar y por aportar tu opinión. A mí también me gusta considerar más puntos de vista. Un saludo!

      Eliminar
  9. Lo prometido es deuda. He escrito un breve artículo sobre el tema en mi blog, y no ha sido fácil elegir la línea argumental, porque el concepto está lleno de facetas. Desde luego no he llegado a ninguna conclusión clara, aunque a primera vista lo parezca.

    Espero que guste.

    Ciao

    ResponderEliminar
  10. Como dice un profesor que tuve de creación literaria: no es lo que escribes, sino como lo escribes. La originalidad es casi imposible.

    ResponderEliminar