26 de enero de 2014

La tiranía de la belleza


Ha coincidido que esta semana me he encontrado por la red con una serie de vídeos con este mismo tema en común, seguramente muchos de vosotros también los hayáis visto y he pensado que si os apetece podíamos charlar un poco acerca de ello: la exigencia de la belleza, el ensueño de la perfección física como constante en anuncios, libros, revistas... Algo que por supuesto no es nuevo.



Pero que en la actualidad se lleva a un extremo casi irreal.



Es tan fácil engañarnos que incluso indigna un poco, ¿verdad? Y sin embargo supongo que es legítimo, se puede, así que ¿por qué no? Esta bien mientras tengamos claro que es falso. Pero ¿lo tenemos? ¿Nos damos cuenta de cuándo nos manipulan?



La belleza como producto de mercado. La belleza vende, atrae, impacta, y aunque tal y como dice el vídeo, el cuerpo femenino siga siendo el más utilizado, al menos en esto estamos prosperando, porque cada vez se exige también más a los hombres, y a los protagonistas de nuestras fantasías ya no les basta con ser guapos, cautivadores, de movimientos elegantes y felinos, desprender magnetismo sexual y además ser millonarios (que aunque el dinero no tenga nada que ver con la belleza también atrae mucho). Además ahora tienen que tener oblicuos y abdominales perfectos, así como otros muchos músculos que mis escasos conocimientos de anatomía me impiden enumerar, pero que sí puedo identificar.

Y dicen que la imagen no está retocada, aunque lo ideal sería verlo para creerlo...


Puestos a pedir cuanto más mejor, y soñar es gratis, e imágenes como esta dejan claro que además es bonito. Por eso hay tan pocos protagonistas de libros y películas que no sean irresistiblemente atractivos, especialmente si hablamos de romántica, pero tampoco es exclusivo del género... Y eso es lo yo quería comentar, ¿no os preocupa un poco que demos tanta importancia a la belleza física? ¿Tanto pierde una historia de amor si los protagonistas son ya no feos sino simplemente normales? ¿Nos dejamos llevar demasiado por lo que la publicidad y las modas nos imponen como obligatorio?


Son preguntas viejas como el mundo, pero ya os digo que esta semana no he podido evitar darle vueltas. Más cuando hay otro vídeo que también ha estado circulando por facebook y que no quería olvidar. En realidad esta reflexión de Lizzie Velasquez no es exactamente sobre la belleza, tiene más que ver con la determinación, con la manera de enfrentarte a las dificultades y de desafiar las convenciones. Son trece minutos y no incluyen photoshop. La belleza de Lizzie es completamente genuina.






15 comentarios:

  1. Como dices es un debate tan viejo como el mundo y encontrar el origen -necesario para dar con la solución - es prácticamente imposible. ¿Buscamos la belleza porque los medios nos impulsan? o por el contrario ¿Los medios impulsan este ideal porque es lo que la gente consume? Un ejemplo típico son las novelas románticas: los protagonistas masculinos son siempre bellos mientras a las femeninas se les permite no ser perfectas ¿por qué? Porque el mayor consumidor de este producto son las mujeres. En días pasados, en un debate similar en Facebook, alguien comentaba que para fantasear (caso de las novelas) ella quería a un tipo divino porque el gordito de la esquina era su realidad.

    Ahora bien, refiriéndome únicamente al ideal femenino, en los últimos tiempos los autores de novela romántica han tratado de dar poder a las mujeres. Las protagonistas son ahora fuertes, profesionales, que enfrentan las relaciones en términos de iguales con su pareja. No obstante, en los libros más vendidos qué vemos: Bella Swan, Anastasia Steele y la corte de mujeres de la Hermandad de la Daga Negra -saga que cualquiera que me conozca sabe que me encanta- que desaparecen antes unos "machos alfas" que anulan cualquier protagonismo que puedan tener.

    Paradógicamente, a pesar de nuestras contínuas quejas sobre los estereotipos de belleza inalcanzables que nos obligan a ir al gimnasio o hacer dieta cuando somos mujeres inteligentes que debemos ser apreciadas por nuestra mente, lo más popular hoy en día a nivel de literatura romántica son las mujeres sometidas por voluntad propia y con gusto (¿cuántas escenas de sexo en libros famosos caminan en la delgada línea del consentimiento?), intercambiadas como objetos...y me pregunto, como mujeres, ¿tenemos un discurso público y otro privado? ¿podemos quejarnos de esto y a la vez querer a un Christian Grey que nos azote?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es eso, gusta/vende y una cosa alimenta a la otra... Y sobre lo del discurso público y las fantasías privadas (y vendidas en millones de ejemplares), la verdad es que es algo que no terminó de entender, debe ser algún codígo genético inscrito en los cromosomas que nos traiciona... En cualquier caos me encanta siempre leerte, Erika! :)))

      Eliminar
  2. Por supuesto todo lo que se lleva al extremo no es bueno, pero creo que desde que el Cuore está entre nosotros, ya no nos creemos a esas guapas de revista jajaja. Yo reconozco que cuando voy al cine o leo una novela, me gusta que sean guapos. Creo que la belleza es una parte importante de los sueños, lo mismo que también me gusta más ver un paisaje espectacular que un polígono industrial. El secreto está en no obsesionarse, aunque reconozco que para los jóvenes puede resultar muy duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también me gustan más guapos, y ellas también, de hecho había por ahí otro vídeo rodando que no he querido poner (era tipo los arggghh del Cuore) porque me resultaba demasiado deprimente XD Además estoy de acuerdo en que como ya no somos niñas, ejem... XD estamos ya de vuelta de todo y podemos permitirnos lo que queramos... La pena es que haya que madurar para darse cuenta :/

      Y mil besos y gracias por pasar, Isabel ♡ ♡ ♡

      Eliminar
  3. Como dice Don Gustavo Bueno en su perspectiva de la "telebasura", ésta tiene un importantísimo valor porque nos ofrece un reflejo de la sociedad del momento.
    La sociedad, desde mi visión más pesimista, está llena de personalidades llenas de defectos camufladas de físicos llenos de virtudes. La belleza la podemos encontrar tanto por dentro como por fuera. Y la interior, hoy en día, se suele manifestar sobre todo a través de la inteligencia emocional, la cual cada vez parece que resulta cada vez más atractiva.
    Hubo tiempos para cuerpos más rellenitos, para los de tez blanca, o los morenos... Hoy en día estamos viviendo una explosión de tendencias en las que por suerte, una chica pin up, un funky, o alguien que vista a la última moda, pueden verse simultáneamente por las calles de cualquier ciudad, conformando una diversidad de estilos como nunca la ha habido.
    Por otro lado, también está de moda, recetado por infinidad de libros de autoayuda, y por muchos neurocientíficos, el ejercicio diario, el cual también está contribuyendo a que veamos muchos de los cuerpos atléticos que, a veces podemos confundirlos entre los estereotipos, que con objetivos distintos cultivan su cuerpo.
    También, sobre todo en el gremio de los humoristas, está floreciendo un sentimiento de atracción hacia quienes hacen reir, los cuales a menudo no guardan ninguno de los patrones de belleza que vemos en la publicidad y los medios.
    Creo que éste fenómeno, como tú bien dices, todavía se da sin duda. Y quienes se dedican al marketing bien saben que es una potente arma. Pero muchos otros fenómenos, como los que he puesto, están contribuyendo significativamente para que cuando pasamos al plano de la realidad cotidiana, observemos que la atracción se rige a menudo, y cada vez más, por otros patrones, que quizás también vengan motivados por algunos medios, que promueven el humor, o la salud, como filosofías para mejorar la calidad de vida.
    Me alegro de haber pasado de nuevo por tu blog Marisa.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí también me alegra mucho que hayas vuelto a pasar, Diego :) Es cierto que los medios promueven tantas cosas que ya no sabemos ni a qué atender, cuidate, luce atractivo, vive sano, haz ejercicio, gasta, diviértete... personalmente diré que a veces me agobian tantas recomendaciones XD Por suerte, en el caso del amor y la atracción existe ese algo indefinible y a menudo inexplicable que creo que por mucha influencia que ejerzan los medios nunca podrán destruír :) Otro abrazo grande para ti, Diego!!!

      Eliminar
  4. Acabo de ver los vídeos y leerte. Más que nunca soy sensible a estos temas por haber sido testigo del daño que puede causar esa irrefrenable necesidad de cumplir con los cánones de la belleza que impone la moda. Dos niñas de dieciocho años sufren la tiranía de la anorexia y la bulimia y de paso sus familias también viven esa batalla. Dos niñas de por sí guapas, inteligentes y simpáticas, pero lejos de parecerse a lo que ven en los videos de música, las modelos de las revistas o las actrices del celuloide. Saben que muchas imágenes están retocadas, pero no controlan su sentimiento de inferioridad y se lastiman hasta poner en peligro sus vidas.
    Se podría decir que los medios actuales, televisión, cine, prensa, etc. son los mayores responsables porque el bombardeo es constante, pero desde que el ser humano tomó consciencia de la belleza, su intención fue superarse en ese sentido, desde el Antiguo Egipto, hasta la casta Inglaterra victoriana. Siempre ha habido referentes, quizás no tan difundidos, pero estaban presentes, y en cada rincón del planeta los sacrificios han sido desmesurados: las padaung, mujeres de cuello de jirafa, las chinas y sus pies deformados, las occidentales, los corsés y las deformaciones que causaban. Puede que sea algo que llevemos en nuestro código genético. Necesitamos gustar a los demás porque por ahí empieza la integracion a un entorno ya sea familiar, academico o laboral.
    Hace un tiempo vi un documental en el que se aseguraba que los niños guapos reciben más atención de sus padres y del resto de su entorno, que reaccionamos de manera diferente a la presencia de una persona guapa a otra del montón, las reacciones fisiológicas están demostradas: dilatación de las pupilas por ejemplo; también están las estadísticas sobre el comportamientos humano en cuestiones laborales. En contrapartida hay quien habla de la belleza del interior, esa que nos hace excepcionales, cada uno a nuestra manera, pero a la hora de la verdad, una mujer con sobrepeso siempre será juzgada como una vaga glotona y desde luego comparada con una belleza, apenas destacará en su ámbito a menos que alguien le dé una oportunidad. Pero para eso se necesita tiempo, ese tiempo que se nos escapa.
    En resumidas cuentas, es cierto que somos esclavos de la belleza, que siempre anhelamos ser más altos, más delgados o más rubios. Por suerte, siempre hay quien ve más allá, que se fija en una sonrisa, en una mirada, unas manos elegantes, una mente aguda, un sentido del humor irresistible o una sensibilidad exquisita, y sobre todo en un conjunto que enamora. El amor es ciego y da una oportunidad a todos, a los guapos y los menos guapos… Ese sentimiento, ya sea el de una madre, una pareja, un hermano, un amigo, es el que nos hace especiales e insustituibles a pesar de las modas, las campañas publicitarias, las novelas que ensalzan la belleza.

    Vaya testamento te he dejado...

    Un abrazo!

    PD: ¿Nos veremos en Madrid, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado el testamento Maribel, bueno, mejor decir, no me ha encantado porque efectivamente, aunque para la mayoría de nosotros por fortuna, esto sea solo una tema de conversación, que nos tomamos con distancia e incluso como parte del juego de escribir e inventar y soñar, para mucha otra gente, es un problema que implica consecuencias tan graves como la anorexía y la bulimía, o simplemente la constante insatisfacción con uno mismo. Es extraño como el afán por mejorar puede llegar a perjudicarnos tanto :( Mucha fuerza y mucho ánimo para ellas y para sus familias y muchas gracias para ti, Maribel!!

      Y si!!!!! Nos vemos muy prontito!!!! ^ ^ Qué ganas :))))))

      Eliminar
  5. Qué gran debate!!!! En los comentarios ya se ha hablado mucho y yo, desde aquí, quiero contribuir con mi granito de arena. Es cierto que a mí me encantan los personajes guapos en las novelas y en el cine. ¡Me apasionan! ¿Porque me gustaría ser así? ¿Una tía espectacular que llama la atención del tío espectacular? ¡Puede ser! Pero no lo veo así (del todo al menos, las fantasías son las fantasías y gracias a Dios puedo distinguirlas de la vida real) porque por ejemplo, cuando me enamoré de mi marido creía que era el tío más guapo del mundo. Y digo creía porque con el tiempo, y cuando pasa ese periodo de enajenación mental llamado enamoramiento y queda tan solo ... EL AMOR... te das cuenta de que no es tan tan guapo (¿dónde coño estaba yo mirando?). Con todo esto, quiero decir que me encantan los personajes guapisísimos y creo en ellos porque estoy convencida de que cuando nos enamoramos, para nosotros, y solo para nosotros, el ser amado es el más guapo del mundo (no quiero ni pensar qué es lo que piensa hoy en día mi marido de mí, pero estoy segura de que es imposible que de verdad crea que se casó con una tía buenísima).
    ¡Vaya! Que me encantan los personajes guapos porque a los ojos de quien se enamora, por muy feos que sean, son... MUY GUAPOS!!!! Esa es mi opinión y me gusta que sea así porque si no, pobres de los mortales que somos de lo más normalitos...
    Un beso y encantadísima de leerte!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que estoy completamente de acuerdo contigo, con todo menos con lo de que tu marido ya no piense que se caso con un tía buenísima :P a tu marido tendría que verle para opinar... Pero además pienso que incluso cuando te prendes te alguien por su físico, con el tiempo también te deja de impresionar, no??? No porque lo pierda, sino a base de acostumbrarse... No sé, si me levantase con Brad Pitt todos los días, quizá después de diez años no me parecería tan asombroso... o quizá sí... No sé, creo que esto tengo que pensarlo más despacio XD Un beso!!!

      Eliminar
  6. Muy buen tema. Los videos me han recordado este capítulo de los simpson:
    http://www.youtube.com/watch?v=0xEAw0q_Kio

    Bien ahora me gustaría ponerme solemne un par de lineas. Antiguamente el comportamiento de la humanidad se regía por los dioses, ideales de belleza y poder a los que la humanidad se dejaba someter.

    http://static2.wikia.nocookie.net/__cb20110105193223/godofwar/es/images/4/4c/Zeus.jpg

    El tiempo de los dioses pasó, pero el hueco que dejaron en nuestras cabezas lo hemos rellenado con lo mas parecido a ellos, modelos y estrellas de cine. ¿Por qué? Yo creo que sentimos la necesidad de tener una referencia. El problema es que, como apuntabais en otros comentarios anteriores, la sociedad en la que vivimos nos impulsa a, no solo adorar a esta gente sino también a intentar imitarlos como quien intenta tocar el Sol. Nos hacen creer que podemos ser tan perfectos como ellos cuando la realidad es que ni ellos son como ellos.

    Y la verdad es que es curioso porque cuando intentas comparar religión y moda, lo que al principio parecen dos conceptos completamente distantes, a mi por lo menos, cada vez me resultan mas parecidos.

    Vale, creo que me he ido del hilo. Volviendo al tema, sorprende ver cómo se ha llegado a idealizar el aspecto físico de las personas (sobre todo en el caso de las mujeres) hasta el punto en el que llegó en los años 90 con series como "Los vigilantes de la playa" y mujeres estilo Pamela Anderson, que mirando ahora desde la distancia notas cómo esos ideales desnaturalizaban a las personas. La historia ahora ha dado un giro brusco y curisoamente la nueva tendencia es mezclar la extrema delgadez "gótica" (con perdón a todos los góticos) de los vampiros de crepúsculo con la tersedad y la incorruptibilidad de una momia egipcia botoxificada.

    La verdad es que nunca me ha gustado seguir ningún tipo de tendencia o moda (prefiero ser fiel a mi propia identidad, que creo que es precisamente lo mas importante), y de hecho me hubiese dado exactamente igual que la gente quisiese parecese a Jack Skeleton de no ser por algo que hasta el momento creí que sólo les ocurría a las mujeres. Vas a una tienda de ropa, buscas por ejemplo vaqueros de la misma talla y marca que llevas, y oh sorpresa, resulta que ahora los vaqueros los hacen mas estrechos para marcar mas canilla; y lo peor de todo, también suben el tiro y claro, me los pruebo y al cabo de un par de minutos me doy cuenta de que me están cortando la circulación donde no deberían. Al principio dudas de si alguien ha sido tan cachondo de haber cambiado de sección los pantalones, pero no, parece ser que ahora la moda es así.

    En cualquier caso, creo que la única manera de librarse de la "tiranía de la belleza" es darse cuenta de que la verdadera belleza está en la diversidad, en intentar sacar la mejor versión de uno mismo (no la burda imitación de un/a modelo). Quizás a algun@s no les guste, pero seguro que a otr@s si.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta esa teoría, José!!! Antes la gente aspiraba a la santidad y ahora quieren ser como Lady Gaga... Es sorprendente, sí, pero cierto. Y lo de las tallas ya ves, otro sintoma de igualdad de géneros, lástima que solo nos igualemos para las cosas negativas... Y también celebro la diferencia y la reafirmación en lugar de la imitación.

    PD. Alucinante ese Zeus tonante!!! Me encantan tus enlaces, José! Son como abrir una caja de sorpresas :))))

    ResponderEliminar
  8. :) como decía la propia Cindy Crawford: "yo quiero parecerme a Cindy Crawford" ;)
    estos días ando trabajando el tema en clase :)
    Gracias por el artículo y los enlaces, un superabrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo he dicho antes, pero lo digo ahora, dos de los tres vídeos te los vi a ti, así que soy yo quien tiene que darte las gracias!!! ♥ ♥ ♥

      Eliminar
    2. ;) nah, eso da igual, es un gran post :D Mil besos!!!

      Eliminar