17 de diciembre de 2013

152 Rosas blancas



Hace un par de semanas se convocó el II Certamen Literario Divalentis. Este año con la Romántica Histórica como tema común. Ya os he hablado muchas veces del anterior certamen y de la antología 150 Rosas. La experiencia no ha podido ser mejor y por eso no quería dejar de animaros a participar. Tanto si escribís habitualmente como si lo hacéis solo de vez en cuando o incluso si no lo habéis hecho nunca. Es divertido, es asequible (unas seicientas palabritas de nada), hay muchas posibilidades de estar incluido en la antología (tantas como 152) y oye, también es emocionante, porque siempre está ahí ese incentivo: ¿me cogerán? ¿no me cogerán? Y vale, es verdad que si no te cogen puede suponer una pequeña desilusión, pero esa es una mala razón para no animarse. Total, si no se prueba nunca va a salir, solo se puede ganar :)

El plazo de participación termina el  14 de febrero y las bases completas las podéis encontrar aquí: Bases del II Certamen Divalentis y si tenéis dudas o queréis saber más sobre cuándo un relato se considera o no romántico y cómo y qué hacer para encuadrarlo dentro del género histórico, os recomiendo que le echéis un ojo a esta entrada de Mara Oliver, además de encontrar información práctica y  un buen montón de consejos útiles, hallaréis un relato que Mara presenta fuera de concurso y que aparte de perfecto resulta inspirador. 

Y como pienso que muchas veces lo que más cuesta encontrar es eso, la inspiración, y para que no me digáis que no aporto nada, os dejo una sugerencia. Buscad imágenes de una época que os guste, escenas cotidianas, legendarias, mitológicas, de ceremonia, retratos... Contempladlas, preguntaros acerca de ellas, dejad que os cuenten su propia historia, convertidla en vuestra.

Para ilustrar la idea os dejo algunos ejemplos.


La muerte de Procris. Piero di Cosimo. Siglo XVI



Los felices azares del columpio. Fragonard. 1767




Almuerzo sobre la hierba. Manet. 1863

Y si la historia remota no os va mucho y os sentís más cómodos con algo más reciente, podemos incluir también al siglo XX. Porque esto también es historia.


Beso de despedida a la guerra. Victor Jorgensen. 1945

¿Quiénes eran? ¿Cómo se conocieron? ¿Qué le impulsó a besarla?

¿No os dan ganas de poneros ahora mismo a escribir?

7 comentarios:

  1. Preciosas imágenes, muy inspiradoras. ¡A currar se ha dicho! No hay excusa ;)
    Un abrazo enooorme y gracias por el enlace, amore :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Marisa, se dice que la información es poder y tú has sido una magnífica emisora!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Ay, me gustaría creer que soy capaz de escribir algo medianamente decente y presentarlo, más que nada por añadir al libro de mi vida otra experiencia más... mi problema es la falta de inspiración total, entre otros. En fin, lo que tenga que ser, será!
    Gracias por los consejos. Besos!! ;*

    ResponderEliminar
  4. Están increíbles esas ilustraciones. Me encanta. De hecho tengo un montón de libros de arte de muchos tipos, y también los suelo usar como inspiración. Lastima que no es mi género.

    ResponderEliminar
  5. Eso a ponerse al lío y sin excusas!!! Silvia ya sabes lo que dicen de la inspiración, que lo mejor para que llegue es que nos encuentre dándole al tema y José, ya sé que no es tu género pero siempre se puede hacer una excepción, no??? Estoy segura de que te quedaría genial, con ese toque divertido tan tuyo... Venga, déjate convencer *.* y Mara y Dakota gracias a vosotras por pasar!!! <3 <3 <3

    ResponderEliminar
  6. Solo por el buen rollo que te traías en los vídeos de la presentación de 150 rosas, apetece ponerse a ello. Me encantaría vivir una experiencia como esa!!!! Por intentarlo, que no quede, ¿no?
    Un beso
    PD: Me encanta la última foto. Inspiradora de verdad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue muy divertido de veras, Meg!!! Claro que hay que intentarlo, por cierto la última imagen es también mi favorita :D

      Eliminar