21 de junio de 2013

Cadena de favores - Marisa Grey

Ya os conté que me había hecho con Cadena de favores en la Feria del Libro de Madrid, empecé poco a poco con él, pero según avanzaba cada vez me iba gustando más, y el fin de semana pasado se lo dediqué a él; así que aquí os traigo mi reseña.



Cadena de favores es la primera novela que publica Marisa Grey, o Maribel González Múñoz. Marisa Grey es su nombre de guerra, por ahí leí que se lo puso por Anatomía de Grey, aunque confieso que a mí me hizo recordar a Zane Grey, porque Maribel ha escrito una estupendísima novela enmarcada en el oeste americano.

La historia comienza con Emily. Ha salido del rancho acompañada de su hijo para hacerse con algunas provisiones de las que no puede prescindir. Su marido desapareció hace varios meses y los ha dejado en una situación insostenible. Emily no tiene dinero, está diluviando, la tendera no quiere fiarle y Emily se tiene que humillar para conseguir regresar a su casa con lo que necesita. Pero incluso, cuando consigue que la mujer le fíe a regañadientes, se encuentra con que se niega a ayudarle a cargar con los sacos, le dice que espere a su marido y le echa en cara su incapacidad para arreglárselas sola.

Es un gran comienzo, porque con pocas páginas Maribel consigue que conozcamos perfectamente a Emily y a su hijo Cody, sus problemas, su inseguridad, sus debilidades... Estás sufriendo con ella cuando de repente se oye:

—Yo cargaré la compra de la señora.

Y entonces es cuando te dan ganas de saltar del sofá y aplaudir, porque ahí está Sam Truman. Un hombre que con una sola frase se ganó mi lealtad incondicional. No importa que Sam tenga todo el aspecto de ser un pistolero, un tipo frío y letal, yo, igual que Emily, caí enamorada de él en ese mismo instante.

Ese encuentro casual determinará su futuro. Emily tiene que llevar su ganado a Dodge City y por una serie de circunstancias, de favores recíprocos, Sam se terminará involucrando en la vida de Emily. Su historia de amor irá creciendo poco a poco, de forma natural y creíble, porque Maribel se toma el tiempo necesario para que sea así, para que veamos cómo Emily va superando sus miedos gracias a la ayuda de Sam, el hombre tranquilo al que no conviene hacer enfadar. El problema es que Emily aún es una mujer casada y Sam un hombre con una largo historial de muertes y violencia a sus espaldas. La relación entre los dos será dulce, sentida, inevitable.

Es una historia que me ha encantado. Por el cuidado con el que está contada, porque se acerca a sus personajes desde una realidad que no evita la crudeza, (al contarnos por ejemplo el pasado de Emily), porque está maravillosamente ambientada y documentada... Maribel escribe con un estilo natural y muy ameno, y su narración esta llena de detalles que la dan color y que hacen que no cueste nada situarte en plena pradera amerícana y en ese rancho en medio de la nada. Además no es solo la historia de Sam y Emily y el pequeño y conmovedor Cody, es también la de Cielo Gris, un indio fuera de lugar tanto entre los de su raza como entre los blancos que lo desprecian, la del viejo Kirk, la del descontento y resentido Douglas, y la de otros que se irán cruzando en su camino: hermanos que lo han perdido todo, mujeres gastadas de mala vida, incluso la aparición como estrella invitada de una auténtico personaje de leyenda, el sheriff Wyatt Earp.

Una historia sencilla y llena de encanto, que llega al corazón y que os recomiendo de veras. Porque te la crees, porque reconoces las dudas y los sentimientos de sus protagonistas, porque aunque esté situada en otro lugar y otra época trata de cosas que siguen ocurriendo todos los días y nos muestra cómo es posible hacer que cambien. Termina con una sonrisa y un buen recuerdo. Si tenéis ocasión, no podéis dejar de leerla.



2 comentarios:

  1. Me alegro muchísimo que disfrutaras leyendo Cadena de favores. Te mando un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido un placer leerla, Maribel ^ ^ Espero que la conozca mucha gente porque se lo merece. Muchos besos!!!!

    ResponderEliminar