9 de enero de 2013

Historias pasadas: Leonor y Alfonso VIII

Hoy inaguro apartado. Es algo que tenía muchas ganas de hacer desde que estuve a principios de diciembre en el monasterio de Las Huelgas en Burgos. Siempre que salimos por ahí y vamos a ver pueblos, castillos o calles del casco viejo, además de la arquitectura, o el paisaje o el encanto del lugar lo que más me gusta son las historias... Los viejos cuentos, a veces completamente históricos y documentados, otras mitad leyenda, mitad realidad.

Todas las épocas tienen sus historias y todas tienen su interés, pero el periodo medieval es especialmente atractivo y, para mi gusto, también especialmente bello. Las catedrales góticas, los claustros romanicos, los entramados de calles estrechas que te devuelven a otro tiempo. Me gustaría contaros algunas de esas historias, pasadas por lejanas y también por ciertas, y voy a empezar por la que me contaron en Las Huelgas sobre Leonor de Plantagenet y Alfonso VIII, también llamado el Noble.




Leonor nació en Normandía, en el castillo de Domfront en el año 1160. Era hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania (una mujer de armas tomar que merece y tendrá una entrada propia), además era hermana de Ricardo Corazón de León y de Juan Sin Tierra que, aunque parezcan personajes de novela, también existieron de verdad.

Cuando Leonor tenía ocho años la subieron en un barco y la mandaron a Castilla para casarla con Alfonso VIII. Imaginaos la travesía... Mi hijo tiene nueve años y me dio un viaje desde Toledo hasta Burgos inenarrable, porque tenía calor, porque le dolía la tripa, porque se aburría... En fin, estoy segura de que a Leonor le habían educado para actuar conforme a sus responsabilides, y que conste que yo también intento educar a mi hijo para que resista un trayecto de dos horas y media, pero aunque los tiempos ya no sean los que eran, estoy convencida de que no debió ser un viaje fácil para Leonor.

En cuanto a Alfonso, su padre Sancho III, había muerto cuando contaba con tan solo tres años, así que en cuanto llegó a la mayoría de edad, a los catorce, fue proclamado rey de Castilla y se celebró inmediatamente su matrimonio con Leonor, que por entonces tenía diez... Leonor aportó al enlace el condado de Aquitania, y Alfonso la recompensó con el señorio de muchas villas y feudos, y se acordó que serían para Leonor la mitad de los territorios que Alfonso lograse reconquistar a los musulmanes. 

No era solo una concesión formal, en aquellos tiempos las mujeres tenían mucho más poder y capacidad de decisión de lo que ocurriría en años posteriores y buena prueba de ello es el monasterio cisterciense de Las Huelgas que Leonor ordenó edificar.




Las Huelgas no solo es un magnífico edificio perfectamente conservado pese a su antiguedad. Durante siglos fue un lugar de exclusivo y hegemónico poder femenino. Comenzó siendo un convento mixto, algo no tan raro durante la España visigótica, me reservo el derecho de pensar lo que no pasaría entre los muros de esos conventos, espera que no haga una novela, aunque ya tengo por ahí una historia sobre un convento que...  Me estoy desviando otra vez del tema, el caso es que las abadesas de Las Huelgas eran señoras de horca y cuchillo, es decir, dentro de las cincuenta y cuatro villas y los realengos que poseían, ejercían justicia, percibían rentas y nombraban a los alcaldes y corregidores. Además estaban exentas del pago de impuestos y solo el Papa tenía autoridad sobre ellas. Esta situación se mantuvo hasta el siglo XIX, cuando el Papa Pio XII abolió los privilegios, y junto con la desamortización de Mendizabal, que acabó con la acumulación de tierras de los conventos, significó el fin de la autoridad y la independencia de las Huelgas. Pero para eso tuvieron que pasar varios siglos, y muchas mujeres nobles (las plebeyas no tenían ninguna posibilidad de entrar en Las Huelgas) prefirieron ingresar en la orden y ser dueñas y señoras, a ser simplemente sufridas esposas.

Pero volvamos a Leonor, cuyos restos aún se conservan en Las Huelgas, e incluso, en su pequeño, pero muy interesante museo de telas históricas, podemos ver uno de sus vestidos. La foto no le hace justicia, y pensad que tiene ya ochocientos años, pero os aseguro que es verdaderamente bonito.



El matrimonio de Leonor y Alfonso fue largo y fructifero, tan fructifero que Leonor tuvo quince hijos, muchos de los cuales no sobrevivieron (lo asombroso es que Leonor sí sobreviviera), y durante su reinado el poder de Castilla se consolidó, sobre todo con la victoria de la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212. En las Huelgas se puede ver el pendón arrebatado al califa Muhammad An-Nasir, que todavía hoy en día se saca en las fiestas patronales o algo asi; y también se puede visitar la capilla en la que el rey armaba a sus caballeros, después de que pasasen la noche en blanco (porque iban vestidos únicamente con una túnica blanca) velando sus armas.

Y en la nave del Evangelio, junto a los sepulcros de Leonor y Alfonso, además de los de otros muchos nobles y reyes castellanos, está el de uno de sus hijos, el infante Enrique, al que con catorce años le cayó casualmente una teja encima, cuando estaba a punto de ser coronado rey, y al que los médicos que lo atendieron por orden de su hermana Berenguela, otra mujer con carácter, le trepanaron la cabeza para curarle la inflamación producida por el golpe...

Enrique, que había conseguido sobrevivir a la caída de la teja, no sobrevivió, como es natural, a la trepanación de su cabeza.Y tras su muerte, Berenguela se alzó con el trono.

Como esta hay innumerables historias, es como abrir una caja que contiene muchas más, ya os digo que fue una epoca apasionante y violenta, pero quería hablaros de Leonor y Alfonso, así que voy a intentar teminar con ellos.

La historia cuenta que Leonor ejerció una importante influencia política y también cultural, introdujo en la corte castellana a los trovadores y juglares franceses que cantaban al amor cortés y a las hazañas caballerescas, y su propio bisnieto, Alfonso X el sabio, le dedicó una de sus cantigas:

E sa avoa y era
filla del Rei d’Ingraterra,
moller del rei Don Alffonsso,
porque él passou a serra
et foi entrar en Gasconna
pola gannar per guerra,
et ouv’ end’ a mayor parte;
ca todo ben merecia.
Ben per esta aos Reis
d’amareu Santa Maria…

E pois tornou-ss’ a Castela,
des i en Burgos morava,
et un espital fazia
el, et sa moller laurava
o monasterio das Olgas;
et en quant’ assi estava,
dos seus fillos et dos netos
muy gran Frazer recebia.

Me gusta pensar, que a pesar de ser un compromiso impuesto, el matrimonio de Leonor y Alfonso debió ser feliz. Después de todo, quince hijos no se tienen solo por obligación, eso ya es prácticamente vicio... Además, tanto Alfonso como Leonor, tuvieron una vida bastante larga para su época, (ya habéis visto por Berenguela que allí no se andaban con bromas). Alfonso murió a los cincuenta y nueve años y Leonor solo tres semanas después. No voy a decir que fue de pena, pero pensad que llevaban toda la vida juntos.

Y esta ha sido mi primera historia pasada. Ojalá que os haya gustado, me temo que es un poco larga, y aún me queda algo más que quiero contaros. Me traje otro recuerdo de Las Huelgas. No suelo hacerlo, pero mi madre, que tambien se vino, vio que me gustaba y me lo compró.





Tampoco suelo tener libretas, ni cuadernos de apuntes, ni siquiera dejó notas en el móvil. Lo llevo todo en la cabeza y luego lo paso al portátil, y si a veces apunto algo, lo hago en cualquier sitio (y luego no lo encuentro, claro). Esta es tan bonita que me daba pena usarla, pero he decidido dejarla solo para cosas relacionadas con La dama y el blog. 

Y lo primero que anoté fue: hacer una entrada sobre Leonor y Alfonso.

3 comentarios:

  1. Preciosa la entrada, Ari y útil, :). Me ha gustado mucho y la libreta más aún, parece un joyero, de verdad, ^_^.
    En fin, que la idea me parece estupenda, un blog de novela romántica no tiene por qué limitarse a ello, sino a desvelar historias de vidas que nos precedieron, curiosidades y cosas de esas. Yo pensaba hacer una entrada sobre algunas cosillas también, porque nunca sabemos demasiado, la vida es muy corta como para lograrlo, :). No me enrollo más, que eso, que felicidades y que sigas con ello, :*. ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
  2. Ari!!!
    Muy buena idea, si señora!!!
    Nunca está de más aprender cosillas de nuestra historia... que mira que con el chuchurrí de reyes y reinas e intrigas palaciegas que tenemos en nuestro haber...jijiiji... Muy buen trabajo, me ha gustado mucho, que lo sepas!!!
    Pues eso, que me cuentes tooodas las historias pasadas que tú quieras, que yo gustosamente las leeré tooodas!!!
    Ah, chulísima la libreta... aunque coincido contigo en aquello de que nunca apunto nada... todo en la cabeza... así me va!!!
    Besos y abrazos para ti y para tooodas!!

    ResponderEliminar
  3. Que bien que os haya gustado :))) La verdad es que cuando pensé en empezar con el blog lo hice con la idea de hablar un poco de todo, porque me gustan demasiadas cosas :P también de series y películas, además de libros... A ver si hay suerte y también os gusta ;)

    ResponderEliminar