19 de julio de 2018

Toda una aventura

Para que no se me olvide este día, que lo mejor no ha sido estar en la revista Semana, lo mejor habéis vuelto a ser vosotros, todo el cariño, toda la alegría, todas las carreras al kiosko, todas las fotos. Eso no se me va a olvidar nunca, pero como cosas tan bonitas no pasan todos los días, quería dejar constancia en el blog y he pensado que, además de algunas de las imágenes que me he guardado (siempre lo guardo todo), podía aprovechar para dejar el cuestionario íntegro, el original que me pidió la revista, que no es que varíe apenas con el definitivo, pero como no estoy acostumbrada a respetar un límite de espacio y teniendo en cuenta mi propensión a explayarme, pues temía que sobrase la mitad, pero no, está casi todo y creo que Raquel, la redactora, ha hecho un gran trabajo. Pero así puedo volver a agradecer tanto a Semana como a HarperCollins que hayan sacado adelante el proyecto y se hayan inclinado por autoras en habla hispana. Siempre estamos quejándonos (sí, es barato y desahoga) de que si las editoriales no promueven lo suficiente a los autores, de que la Romántica apenas tiene presencia (y menos reconocimiento) en los medios de comunicación, de que la vida en papel de las novelas es cada vez más corta... Por eso creo que es de justicia, cuando surge una iniciativa bonita y cuidada como esta, darle el valor que merece y desear que sea todo un éxito y se repita muchas veces con otras novelas y más autoras (o autores, claro que sí).






Y como dice Raquel, empezamos:


Para empezar algunos datos personales, si quieres, para que nuestros lectores te conozcan un poco más.

Nombre, si es distinto al “artístico”

Uso mi nombre real. Me gusta cómo suena y me lo quedé.

Fecha y lugar de nacimiento

Madrid, 3-11-68

Profesión
Me ocupo de la gestión del negocio familiar. Mi pareja lleva la parte técnica y yo la administrativa.

Estado civil y si tienes hijos y/o mascota

Estoy casada y tenemos un hijo, Pablo, que cumplirá quince años la semana que viene.

Y ahora, al lío


Gracias a Ana


¿Cuándo comenzaste a escribir? ¿Y por qué?

Fue hace ocho años. Hasta entonces solo había sido lectora, eso sí, intensiva. Comencé casi por azar, como un juego entre amigas, y descubrí que era como leer, pero aún mejor, más intenso y sentido, todavía más adictivo. No me pude resistir.

¿Cómo son las protagonistas de tus novelas?

Son mujeres como cualquiera de nosotras, a veces fuertes, otras vulnerables. Cuando se equivocan intentan rectificar y hacerlo bien, y suelen ser valientes, porque a todas nos toca serlo antes o después. 

¿De dónde salen tus historias?

Aparecen cuando menos lo esperas y el origen puede ser una canción, una imagen, un recuerdo… Siempre tiene mucho que ver con las novelas que he leído, las películas que he visto, las ciudades que he visitado, con mis experiencias. Nacen de la vida, tanto la real como la que surge de la ficción.

Si este libro fuese llevado al cine, ¿quiénes serían los actores que tú elegirías?

Me gustan Miguel Ángel Silvestre y Leonor Watling, creo que encajarían muy bien. Él, seguro de sí mismo, ella, distante y un punto enigmática. No me cuesta nada imaginarlos interpretando a Jorge e Irene.  


Gracias a Beka
¿Qué tiene la literatura romántica que engancha?

Tiene emociones que reconocemos, unas porque las hemos vivido y otras que nos quedan lejos, pero nos llegan a través de la lectura. Porque enamorarse ya de por sí es toda una aventura y porque necesitamos historias que nos hagan creer que los mejores sentimientos pueden ganar la partida.

¿Cultivas otros géneros? Poesía, thriller…

No, pero sí es cierto que mis novelas tienen más ingredientes aparte del romance:  el momento histórico, los conflictos a los que se enfrentan los personajes, acción, suspense… Y concretamente en Tú en la sombra hay una parte de crónica de juzgados muy similar a la que encontramos a diario en las noticias. Son historias de amor y algo más.

¿Tienes algún referente o autor/a preferido?

Tengo muchos autores favoritos, imposible quedarme con uno solo. Entre los que espero con ganas sus próximas publicaciones están Jojo Moyes, Margaret Mazzantini, Víctor del Árbol... o Marisa Grey y Jane Kelder si pienso en autoras nacionales de Romántica.

¿Cuánto tardas en escribir un libro?

Depende, además del tiempo de escritura y documentación necesito otro de reposo y corrección y un poco más para desengancharme y que tome cuerpo un nuevo proyecto. Suele estar en torno al año.

¿Se lo enseñas a alguien mientras lo estás escribiendo?

Sí, me sirve de motivación y me ayuda a reafirmarme en lo que quiero contar y detectar posibles lagunas. Y además de exigentes y sinceras, comparten una visión similar a la mía, así que me siento muy acompañada. Una es mi hermana y otra, una amiga. Mi madre también es de las primeras en leer, pero prefiere esperar a que estén terminadas porque le puede la impaciencia. 


Gracias a Almudena


Si tuvieras que definirte como escritora, ¿qué dirías?

Que me gusta contar historias distintas, cambiar de época y contexto, que me encanta sorprender, que espero emocionar y que prefiero escribir sobre personajes que combinan luces y sombras porque creo que eso los hace más vivos y reales.

Tu próximo proyecto

Justo acabo de publicar novela, se llama Nadina o la atracción del vacío, sucede en la actualidad, en París y mezcla romance y thriller. Me tiene tan abducida que estoy trabajando en una nueva trama a partir de uno de los secundarios, esta vez con Berlín como escenario.

Un sueño por cumplir

El de que uno de mis libros se llevase al cine no estaría mal, pero en realidad, cada nueva novela es un sueño que se cumple, así que espero que haya muchos más sueños cumplidos. 


 ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

¿Escribir? Y también leer. Son mis ocupaciones favoritas con diferencia.



La cuña promocional que están emitiendo en COPE y Cadena 100


Y hasta ahí. Ya veis que apenas hay cambios, pero necesitaba una excusa para dar contenido a la entrada y esta me ha venido de perlas. Solo añadir que el próximo miércoles 25 de julio sera el turno para Tú en la sombra (junto con la entrevista de Mayte Esteban) y que, si todo esto es importante y bonito y significativo, es por la oportunidad de llegar a nuevos lectores. Por eso voy a cruzar los dedos por Jorge e Irene, que no son los que más ruido han hecho, pero sí me han dado muchas alegrías (mi novela más vendida en digital, la única que ha estado en los primeros puestos de iTunes, no una sino varias veces), que parecía que ya había pasado, pero que vuelve con una nueva portada y la posibilidad de llegar a más gente de la que nunca pensé y voy a confiar (como hago siempre) en que poner lo mejor de tu parte y creer en lo que haces y en todos los que nos apoyáis y nos empujáis para seguir adelante, termine por dar resultado. Sobre todo si el resultado es que queráis seguir leyendo. Nos vemos este miércoles.










17 de junio de 2018

Nadina y la fortuna


Soy una persona con suerte. Lo repito con frecuencia y la presentación de Nadina ha sido otra de esas ocasiones en las que lo he comprobado.





Fue una tarde llena de sorpresas, empezando por las flores de Mónica, que en Blogger es Hada Geek y el nick le va a la medida, porque Mónica tiene mucho de hada y quizá por eso la tarde fue mágica. Amigas que no esperaba hicieron un viaje largo y lleno de complicaciones (gracias a Mayte y besos a Laura por convertirse en cómplice) o no les importó hacer equilibrios para que fuera feliz, como Mara y todas las que arrancasteis un rato a la tarde para estar con nosotras (y eso que debutaba la Selección), o ese paquete misterioso, que llegó de las manos de Elisa (mi editora en HarperCollins y una de esas personas que me hacen sentir afortunada). 


El presente de Elisa
Las flores de Mónica




















Aún no puedo contar de qué se trata (solo que es una de esas cosas que dan ganas de pellizcarte y decir: sí, me está pasando a mí), pero ni esa alegría me quita de la cabeza a Nadina y Mathieu, y eso que llevaba, llevábamos (Lidia y yo compartimos la fijación) semanas pensando en cómo hacer algo distinto a lo que fue la presentación de El último baile e igual de especial, y lo que os puedo garantizar es que estábamos tanto o más nerviosas, quizá porque estrenábamos sitio y en lugar de la bóveda de ladrillo de la librería La Sombra y su espacio reducido y muy acogedor, nos mudamos a otra sala dentro del mismo local, más amplia y que se prestaba a lo que queríamos, pero,  la verdad, ver la sala llena y en silencio nos impresionó más que un poco. 




¿Quién dijo miedo? Cogimos aire, nos lanzamos y empezamos con París.


Un vídeo de Pavel Tenyakov, imágenes tomadas de los periódicos y la banda sonora de Amelie nos dio pie a hablar de la realidad como punto de partida, de por qué París y cómo durante toda la novela nos acompaña esa sensación de amenaza latente causada por los atentados.

Y fue muy bonito y nos cogió por absoluta sorpresa que terminara el vídeo y os pusierais a aplaudir, pero como no estamos acostumbradas, me costó todavía más de lo normal arrancar y ordenar ideas. Por eso, mejor no detenerse y enseguida pasamos a los protagonistas. El primero tenía que ser Mathieu.




La música de Imagine Dragons en Battle Cry, las imágenes de Theo James en Divergente, junto con otras tomadas de los informativos, documentales acerca del GIGN y un fragmento de un vídeo que el Estado Islámico usó como promoción (tal cual, los yihadistas emplean las redes como instrumento de captación y dan mucha importancia a las puestas en escena)  nos sirvieron para presentar a Mathieu como un héroe real, igual que tantos otros que exponen su vida para proteger la nuestra. Y aquí fue donde con la emoción y el subidón del vídeo me salté la introducción que llevábamos preparada para Mathieu con las palabras de Marisa Sauco, que a pesar de los diez mil kilómetros que separan Madrid de Entre Ríos siempre está cerca, y el día de la presentación lo hizo de nuevo con el mensaje y la imagen que envió pocas horas antes. 




Soy de las que creen que no son necesarias muchas palabras para explicar algo o transmitir una emoción (no forzosamente), basta con utilizar las adecuadas. Eso es lo que hace Marisa y por eso me quedo con cómo describe a Mathieu (y ya de paso le pido perdón a Lidia por ser tan caótica y tan poco de fiar).

“Mathieu es todo lo que está bien en esta historia. Es la lealtad, la integridad, la valentía y el amor en estado puro.”

Por ser el héroe y poseer todas esas cualidades, Mathieu es un hombre a poner a prueba, así que necesitaba a alguien que se encargase de crear dificultades. Ya habíamos roto el hielo cuando llegó el turno de Dmitry y terminamos de entrar en calor.




I took a pill in Ibiza de Mike Posner junto con imágenes tomadas de la web de Showcase París y Max Riemelt en Sense8 (y vuestras reacciones me confirmaron que no hace falta explicar por qué Max). De veras que una de las cosas que no voy a olvidar nunca son las sonrisas y los gestos de complicidad mientras veíais los vídeos.

Somos muchas las que tenemos debilidad por los personajes ambiguos, mezcla de luces y sombras, y Dmitry nos dio la ocasión de hablar de ellos (y de volver a recomendar Sense8), pero como no podíamos dejar que los chicos se comieran el terreno, no tardamos en presentar a Nadina.





Faded de Alan Walker, escenas de Carey Mulligan en Shame y Drive y un fragmento de un reportaje de Informe Semanal sobre el asedio de Grozni para ponerle rostro y asomarnos al pasado de Nadina. Había otra frase de introducción para ella:

"—¿Tan difícil eres de tentar? 
Ella era la tentación."

Hablamos mucho sobre Nadina, de por qué es una figura controvertida (un personaje incómodo), pero que despierta ternura (las palabras de Inés 💓 y yo lo pienso y lo siento más que con ningún otro de los que haya escrito), de por qué ese deseo de caer y buscar el peligro (la atracción del vacío), de las Manic Pixie Dream Girls (no os perdáis la entrada de Mara), de por qué ella y Mathieu hacen tan buena pareja, de las cosas que se quedaron sin contar (como las estrellas tatuadas en el costado de Nadina que dibujan la constelación de Géminis), de las historias que suponen un reto y nos incitan a saber más, que nos hacen vivirlas como algo real, algo plausible.
 
De todo eso va escribir (o así lo entiendo yo) y por eso el último vídeo es un fragmento del capítulo 22 (más o menos a la mitad de la novela), con la voz de M.C. Sark (mil gracias por la emoción, Cris 💙) y la música de Penn Ar Roch de Yann Tiersen y que transcurre (no podía ser de otra manera) en las escaleras del puente de Alejandro III.



Y antes de dejaros el vídeo de la presentación, que vuelve a estar grabado de esa manera (y es solo culpa mía, que tengo una relación amor odio con las cámaras), pero se escucha razonablemente bien y espero que sirva para quienes os habría gustado estar allí 💜, voy a recuperar la dedicatoria de la novela y a quedarme con las palabras de Victoria Regner en Goodreads, que la definió como un elogio a los valientes, y además de dar las gracias a los que nos acompañasteis en la presentación, quiero hacer extensivo ese agradecimiento a los que nos dan ejemplo, a quienes no se conforman con el camino fácil y marcado, a los que se arriesgan, a los audaces y sobre todo a Lidia.

A Lidia y a los que como ella, aún piensan que merece la
pena ser honesto, ser leal a tus principios, ser valiente.
Que la fortuna siempre favorezca a los audaces.

Porque si no fuera por ti no habría cruzado ni este ni otros puentes. Gracias siempre y a ella y a todos os espero en el siguiente. Porque habrá nuevas encrucijadas, otras ciudades y más historias arriesgadas y comprometidas. Os doy mi palabra y os dejo una imagen que me acompaña desde hace meses.




Será en Berlín y hasta entonces cruzaré los dedos para que vuelva a favorecernos la fortuna. Igual que la tarde del viernes, igual que siempre. 



Solo el audio 😉

10 de mayo de 2018

La banda sonora de Nadina y otros detalles

Siempre que publico novela nueva se me ocurren montones de pequeñas cosas que me gustaría compartir, información que se queda "detrás de los focos": los lugares, los artículos de consulta, las referencias... No se puede contar todo (igual que cuando escribes), pero sí puedo quedarme con una parte y he decidido escoger la música, la que escuchaba antes, durante y después, los temas que me inspiraron o me ponían en situación. Y así, además, puede serviros para que la escuchéis mientras leéis, o curioseéis antes de probar con ella, o para que volváis a recordarla si ya habéis llegado al final.

La imagen es de Miss Cherry 💓

Para ponerlo fácil, he creado una lista de reproducción en Spotify y otra en YouTube  (que es la que he utilizado para la entrada y la que prefiero), porque no se trata solo de la música, también importan las imágenes. Eso sí, antes de darle al Play, comentar dos cosas:

Sí aún no la habéis leído y no tenéis ni la menor idea de quienes son Mathieu o Nadina y qué pinta en todo esto Dmitry, pinchad aqy os doy más detalles.

Todo lo que viene a continuación puede considerarse spoiler, aunque muy, muy pequeños. A no ser que seáis de las que prefieren leer sin saber absolutamente nada, podéis seguir adelante y considerarlo como pistas que tendréis que encajar.

Y como ya estáis sobre aviso, comenzamos...


C A P Í T U L O  3

"Su mera visión era intimidante. Vestidos por completo de negro, fuertemente armados, perfectamente sincronizados, con cientos de horas de entrenamiento intensivo a sus espaldas."

Este vídeo lo descubrí buscando información sobre los cuerpos de asalto franceses. Es un montaje realizado con diversas imágenes emitidas en los informativos. Tras el atentado en el semanario Charlie Hebdo, uno de los implicados asaltó un supermercado, retuvo a los clientes y les quitó la vida a cuatro de ellos. Se movilizaron cientos de agentes en la operación, pero si os fijáis en el minuto 1.59, podéis ver que es un único hombre en solitario el que irrumpe en el establecimiento y protege a los rehenes. Por eso la letra (y la música) me parecen tan adecuadas tanto para el comienzo como para el final.

Stars are only visible in darkness
Fear is ever-changing and evolving
And I, I can poison the skies
And I, I feel so alive
Nobody save me now



C A P Í T U L O  6

"La joven giró el rostro y se le quedó mirando fijo y de frente. Mathieu olvidó el ruido, las luces, la gente, para qué estaba allí..."





Faded es LA CANCIÓN. La oi en la radio, justo cuando acababa de comenzar a escribir, y no se me iban de la cabeza ni los acordes de piano con los que empieza lento, ni la tormenta eléctrica que se desata después ni esa frase que se repite una y otra vez.

So lost... And faded.

Tan perdida y difuminada, esa era Nadina, y cuando busqué el vídeo y vi las imágenes que Alan Walker había escogido como fondo para el videoclip, ya no tuve dudas. Era la canción de Nadina y estaba ahí para mí. Y para todos, porque aunque no venga al caso, ya os cuento que la música de Alan Walker está publicada bajo el sello NoCopyrightsSounds, que permite el libre uso bajo atribución y en la que los ingresos se obtienen por la publicidad generada con su difusión. Así que mi doble reconocimiento a Walker por el talento y por apostar por nuevas formas de divulgar su trabajo.


C A P Í T U L O  6

"Lo que sonaba tenía un poco de chill-out. Dance pero con ese aire evanescente que evoca atardeceres junto al mar. Ibiza o Salerno."




https://www.songstraducidas.com/letratraducida-I_Took_a_Pill_In_Ibiza_593519.htm


Faded es la canción de Nadina, I took a pill in Ibiza es la de Lumière. Lumière es un club de baile, una disco exclusiva en el centro de París. Es propiedad de Dmitry y territorio natural de Nadina. No se puede decir lo mismo de Mathieu, que prefiere la montaña y el aire libre. El problema es que no es fácil resistirse a ese espíritu hedonista y descontrolado que el vídeo refleja tan bien. Y, después de todo, las tentaciones están hechas para caer en ellas.

I'm a real big baller 'cause I made a million dollars
And I spend it on girls and shoes


C A P Í T U L O   2 2

"—¿Te gustaría ir rápido esta noche."



No me preguntéis por qué, pero Book of Love me parece perfecta para sonar mientras Mathieu y Nadina se deslizan en una Yamaha a través de la noche de París. Quizá por el ritmo constante de fondo y la suavidad de la melodía que me trae a la memoria las noches de verano.

En realidad esta fue la primera canción que asocié con la historia, mientras aún la estaba dando forma. Y ahora veo a esa chica rubia con el pelo corto, que aparece en el minuto 1.11, y luego en el 2.50, vestida con una malla de esqueleto, y que me hizo pensar en Amelie (aquí insertar muchos corazones) y en esa escena en la que él disfrazado de muerte se acerca a ella desde su espalda en el tunel del terror, y me acuerdo de que estaba empeñada en meter sí o sí un capítulo en un parque de atracciones. Y al final fue que no (igual que descarté la escena de la ruleta rusa y la del tatuaje). Pero sí hay un pequeño, muy pequeño, guiño justo en ese capítulo 27. Y el instante foto, un par de capítulos más adelante, también nació de esa idea del Book of Love.

We could fill the pages with good dreams tonight
I wanna be a chapter in your book of love.



C A P Í T U L O  23

"Mathieu notó en el rostro las lágrimas que surcaban sus mejillas. La miró con preocupación, pero ella abrió los ojos y pareció tan feliz..."


Dream entró en la lista porque Imagine Dragons siempre es una buena idea. Es más dulce de lo que lo suelen ser sus canciones (mucho más que Battle Cry), pero por eso mismo le va bien al capítulo. Además el vídeo (que no tiene nada que ver con el grupo y es obra de un cortometrajista llamado Fabio Rubini) me pareció tan bonito, tan triste y tan contenido al mostrar el dolor de una pérdida, que me lo quedé.

We all are living in a dream,
But life ain’t what it seems
Oh everything’s a mess


C A P Í T U L O  2 9

"Llevaba semanas anunciado. Un par de discjockeys neoyorkinos con varios hits en las listas de éxitos tenían sesión aquella noche."


En este caso las imágenes no tienen nada de particular, pero sí The Chainsmokers. Veréis, Lumière como tal no existe, pero en París hay un lugar muy parecido. Se llama Showcase y está exactamente en los bajos del puente de Alejandro III, en un antiguo astillero en el que en otros tiempos se reparaban barcos. Visitando su página web me enteré de que The Chainsmokers tenían programada una sesión para septiembre de ese mismo año. Yo adelanté un poco la fecha y, aunque no les cité, la música que suena en esa escena es Don´t let me down

I need you, I need you, I need you right now...

Si tenéis curiosidad, podéis visitar la web de Showcase aq y comprobar que es al menos tan espectacular como Lumière.

C A P Í T U L O  3 4

"La música era metálica, dura, No se parecía a lo que había esperado..."


Esta escena es una excusa tan buena como cualquier otra para incluir el tema de Thirty Seconds to Mars. Up in the air me saltó aleatoriamente en el reproductor y no solo me fascinaron lo hipnótico de sus imágenes y lo épico de la música, además descubrí en la letra coincidencias que no podía dejar pasar.


Fucked up our life
All of the laws i’ve broken
Loves that i’ve sacrificed
Is this the end?



C A P Í T U L O  3 5

"Y ya no pudo callarlo porque las palabras le quemaban y no aguardaba más sin pronunciarlas."


A The Weeknd lo conocí por el anuncio del perfume de Hugo Boss. Era Navidad y Nadina aún era solo una idea posible. Seguía dándole vueltas y no estaba segura de lanzarme, pero Theo James aparecía en el comercial una y otra vez... Tengo que reconocer que apenas me resistí.

Seguro que habéis visto el anuncio, aunque quizá no conozcáis esta otra versión. De nada.

Close your eyes
Lay yourself beside me
Hold tight for this ride
We don't need no protection
Come alone
We don't need attention


C A P Í T U L O  3 9

"La sensación cálida perdió fuerza. No llegó a apagarse, pero se empequeñeció, se quedó concentrada, refugiada en su interior."


Y una vez que conocí a The Weeknd, comprobé que me gustaban todas sus canciones. Sensuales, envolventes, elegantes... y con unas letras que me hacen poner los ojos en blanco. The Weeknd es una mala influencia y lo de ser políticamente correcto no es lo suyo, pero hay que reconocer que sabe jugar sus cartas (y su última canción: Call out my name, es preciosa, y por una vez y sin que sirva de precedente no va de sobrado). Como os digo, me gustan todas, pero The zone es de mis favoritas y esa chica que llora y rie a la vez me recuerda sí o sí a Nadina.


I’ma touch you right, ooh yeah (let me sip this slow)
I’ma touch you right (let me get inside my zone)
I’ma touch you right (just let me)





C A P Í T U L O  4 1

"—Fue un accidente. Fue sin querer. "

Un escenario nocturno y oscuro, un motorista, una atmósfera opresiva y desasosegante (y al mismo tiempo atrayente), una chica rubia y con el pelo corto que quiere y no quiere... Hará unos cuatro años que descubrí Hurricane (de hecho lo comenté aquí), y como me suele pasar con las historias condensadas que cuentan los videoclips, las imágenes y las ideas continuaron rondándome, tomando nuevas derivaciones que, en apariencia, no llevaban a ninguna parte. Había olvidado Hurricane (y por si os estáis haciendo ilusiones, ya os aviso de que no hay BDSM en Nadina), pero cuando lo vi de nuevo, reconocí alguna de esas ideas que ni siquiera había introducido de forma consciente. Y eso no podía obviarlo.

Tell me would you kill
to save a life?
Tell me would you kill
to prove you're right?
Crash, crash, burn, let it all burn



C A P Í T U L O  4 5

"—Lo siento. Sé que hice mal, que debía disculparme y explicarte, pero pensé... pensé..."


Cuando ya había puesto punto final me di cuenta de que no había escuchado ni una sola canción en francés (tremendo, lo sé), pero lo bueno de las historias es que no son algo estático, no acaban y ya, siguen creciendo incluso después de terminadas, están vivas (por lo menos mientras alguien les dé una nueva oportunidad). Y cuando una amiga me pasó esta canción (con otra chica rubia y de pelo corto como solista), supe que era perfecta para el último capítulo. Por la melodía, por el in crescendo final, por ese Je reviens (Vuelvo), porque también ellos... casi se me escapa. Mejor que no continúe y me despida con Autour de Lucie, pero no sin antes decir que no pasa nada si alguna de ellas (o todas) no os convencen, si preferís otras, porque igual que las canciones son de quienes las escuchan, las novelas son de quienes las leen, de aquellos que las hacen suyas.


Je suis revenue
Comme on rentrerait au port

Y siempre nos reciben como quien regresa a un puerto, a un espacio seguro, a un lugar amado. 

Feliz lectura.